Mousse de lubina


La historia empieza hace algún tiempo, aun cuando todavía no existía la internete y aun menos los blogs gastronómicos. Pero ella ya apuntaba maneras de cocinitas. Sin tan siquiera saber leer ni escribir, aquella niñita de ojos verdes conocía bien sus gustos para comer. Los potitos de supermercado o farmacia no eran muy bien vistos por sus ojitos. Más bien eran rechazados por su linda boquita. Su preciado paladar sólo aceptaba purés o cremas hechas en casa.

Ella tenía que ver y oler cómo se cocían los alimentos en la cocina porque sino no se fiaba y, entonces, no se los comía. Ese olor a verdura fresca, a zanahoria triturada, a puré de patata, a pescado hervido, a manzana hervida… le hacían entrar en gana y saber que una buena comida le esperaba. Esa niña aun recuerda esos tarros de cristal guardados en la nevera esperando la hora de la merienda o la cena.

Así pues, esa linda niña creció y se convirtió en alguien que no puede vivir sin cremas ni purés dentro de su dieta diaria. Porque al fin y al cabo no sólo se trata de comida, son también parte del recuerdo de su infancia. Porque los olores y los sabores son recuerdos. Y los que amamos la cocina, nos guiamos por nuestros sentidos y cocinamos con ellos.
Quizás debería pulicar una receta de potitos pero resulta que fue cocinando esta mousse de lubina cuando recordé todo aquello. Al cocer el pescado, al usar la turmix, esa cremosidad de la mousse… sentí que estaba cocinando como hacía antaño mi madre con mis potitos caseros. A diferencia de aquellos años, y gracias a este mundo de redes, hoy puedo compartirlo.
1 lubina fresca
bechamel
cebollino
pimienta molida
sal

Hervimos la lubina. En este caso he utilizado lubina pero si se prefiere se puede utilizar cualquier otro pescado que sea de gusto. Quitamos la piel y troceamos asegurándonos de que no queden espinas. En un recipiente apto para la turmix, añadimos a los trozos de pescado la bechamel y trituramos. La bechamel es mejor ir añadiéndola poco a poco hasta adquirir la consistencia de mousse o crema.

Salpimentamos y decoramos con cebollino. Si se prefiere, se puede servir caliente.

Fotografías realizadas con la cámara Panasonic Lumix DMC-FZ45.

About the author

Arantxa Ruano Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más... Arantxa Ruano

1 Comentario

  1. Rocío Conesa
    Junio 18, 2011, 8:48 pm

    Wow que buenísima pinta!! Quiero probarlo!!

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email