Restaurante Domenech (Alberique, Valencia)


Un antiguo hostal que sirve, desde hace 40 años, delicioso “fast food” de carretera en forma de bocadillos “redonets”.

Los medios digitales nos han hecho que casi cualquier paso o toma de decisión pase por ellos. En ese aspecto, soy la primera que para buscar un restaurante entro en internet y consulto varias aplicaciones de móvil. De hecho, creo que los últimos descubrimientos gastronómicos han salido de ahí y no del “antiguo” boca a boca que ahora se ha convertido en “el otro día vi por Facebook”. Y ya no hablemos de la opción, en descenso, de salir a la calle e improvisar en la elección de un restaurante. ¿Quién sale hoy de casa sin reserva de mesa? ¿Quién es capaz actualmente de dejar en manos del azar donde comeremos o cenaremos? ¡Cómo nos han cambiado las costumbres con la era 2.0…!

El edificio donde se aloja el restaurante Domenech.

El edificio donde se aloja el restaurante Domenech.

Sin embargo, hay veces que se alinean los planetas y recurrir a tu olfato gastronómico es, si no la única, la mejor opción. Encontrarse en territorio desconocido, poco urbano y no llevar datos suficientes en el móvil además de un hambre feroz son razones suficientes como para dejarse guiar por la intuición. Así ocurrió un día de verano, cerca de la autovía del Mediterráneo. A la altura del municipio de Alberique en Valencia, y con cuatro estómagos rugientes dentro del coche, decidimos salirnos del camino que nos llevaba a casa. Primera rotonda y vemos un edificio de dos plantas, con apariencia de casa particular, con multitud de coches aparcados a su alrededor. “Si es un restaurante, buena señal”. Tras revisar la carta de Alberique -el nombre que recibe este lugar que antes funcionaba como hostal- y percibir un  gustoso perfume, entramos decididísimos.

Dos salones, uno de ellos enorme, a rebosar de comensales que parecen conocerse al dedillo el estilo y las gentes del lugar. Muy semejante a un restaurante de zona industrial, sin interiorismo ni etiqueta, por supuesto. Nosotros, perdidos, preguntamos a uno de los camareros que corretea por allí. “Se puede comer de menú o los típicos redonets“. Nos tiramos a lo segundo, por supuesto, porque además la carta ofrece distintas variedades de relleno. Nos recomiendan las patatas fritas Domenech, con tomate, ajo y perejil y una salsa parecida al alioli.

Bocadillo especial de la casa (redonet), con pan untado con tomate y especias y relleno de queso y lomo.

Bocadillo especial de la casa (redonet), con pan untado con tomate y especias y relleno de queso y lomo.

Detalle del bocadillo.

Detalle del interior del bocadillo.

Patatas fritas Domenech.

Patatas fritas Domenech, con ajo y perejil, tomate y una salsa parecida al alioli.

A diferencia de las fritas, que resultaron demasiado empapadas y presuntamente congeladas, los bocadillos fueron memorables. Con un panecillo de poca miga, fino y vicioso crujiente, el especial Domenech -entiendo que emblema de la casa- llegó relleno de finas lonchas de lomo sin apenas grasa. Además, un queso bien “plástico” que parecía ideado expresamente para el tamaño y forma del bocado. Para los de estómago grande, quizás sola una de estas piezas sea insuficiente -se puede asimilar a un sandwich-. Según leo en las redes sociales del Restaurante Domenech, llevan 40 años elaborando este tipo de bocadillo. Pues se nota.

Precio (3 personas): 24,60 euros. Por unos ocho euros por persona se puede comer bien y descubrir un “nuevo” concepto de bocadillo en Restaurante Domenech. Ya sabéis: si tenéis que parar por la zona de Valencia, este es un buen lugar de comida rápida pero con sabor e incluso historia. Recordad: usad vuestro móvil para encontrar este restaurante de carretera y pedid la especialidad.

Entrada al restaurante Domenech.

Entrada al restaurante Domenech.

Restaurante Domenech

Autovía Valencia-Albacete salida Arberic
Carretera de Tous, s/n
46260 Alberique,

Tel: 96 244 01 46

About the author

Arantxa Ruano Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más... Arantxa Ruano

6 Comentarios

  1. Joan
    Febrero 11, 2015, 4:04 pm

    Hola!
    Que sorpresa encontrar este restaurante en un blog! Cuando era pequeño solíamos hacer una parada técnica con mis padres para comer el famoso bocata de lomo con tomate y especias… Hace poco volví y casi lloro de la emoción!

    Me gusta mucho tu blog, felicidades!

    Responder a este comentario

  2. Gustavo
    Marzo 30, 2015, 11:14 am

    Muy buen artículo, muchas gracias. Me alegro que te gustará.

    Responder a este comentario

  3. inmaterial Sánchez
    Marzo 30, 2015, 8:13 pm

    Que pena que ya no estéis en valencia no sabéis como echo de menos vuestros redondas vuestra sepia vuestros calamares que pena

    Responder a este comentario

  4. liliana
    Mayo 10, 2016, 1:45 am

    Famoso…fui y el redomdet venia vacio 2 lonchitas de nada de lomo…

    Responder a este comentario

  5. Laurent.B
    Noviembre 24, 2016, 7:42 am

    Soy de una familia franco/Valenciana, nuestra familia valenciana vive a proximidad de alberique ( Villanueva de castellon).
    mi abuelos me llevavan de pequeno casa domenech para comer “EL REDONET”, un sandwich de lo mas bueno. Venimos cada anos especialamente para comerlo.

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email