Can Xurrades (Barcelona)


En un mundo tan complicado y revolucionario como en el que vivimos hoy, da gusto cuando topas con la sencillez. No me refiero a simplicidad sino a sencillez. Esa que aparece sin forzar y que tiene una esencia tan fuerte que satisface todo lo que debe. Por ejemplo, ¿cuántas “sencillas” ensaladas con mil ingredientes os han servido últimamente en un restaurante? ¿cuántas salsas habéis apartado del plato porque ni alegraban ni favorecían al producto principal? Menos es más, ¿cierto?

Precisamente la fórmula mágica de la sencillez es lo que encontré en el restaurante Can Xurrades de Barcelona. Una cocina sencilla y lógica, con buena materia prima como base y pocas chorradas -aunque su nombre indique lo contrario 😉 -. Un negocio con solera -casi 19 años- que nació en el barrio de Gràcia y que puede presumir de haber crecido en una gran ciudad que bulle día a día gastronómicamente hablando. Por ello -y por lo que llega a la mesa cuando te sientas en Can Xurrades- el restaurante es bastante conocido entre el público gourmet. El carisma del chef, Rafa Martínez, supongo que también ha ayudado. Es de aquellos cocineros a los que les gusta salir a sala, para enseñar de sus manos el producto o plato y ver disfrutar al comensal.

Me arrepiento solo de una cosa de mi visita a Can Xurrades. De haber ido acompañada solo de una persona [mensaje al sr. Acompañante: ¡disfruté muy mucho también, eh!]. Me explico. En la calle Casanova, donde el restaurante Can Xurrades lleva poco más de un año, tienen una sala privada que es espectáculo puro para los más carnívoros. Dentro se esconde la que entiendo que es la joya de la corona del local: una elegante mesa para unas 15 personas, con hueco para brasas en el centro y parrilla regulable, ¡vaya artilugio! Y es que una vez has comido en este restaurante, entiendes por qué tanto mecanismo: una carne sublime se merece el mejor trato. 

Nuestra cena se resume en unas limpísimas e impresionantes anchoas -quizás las mejores que he probado hasta hoy-, servidas en directo directamente de la lata, de la casa Sanfilippo. Presentadas sin nada más que un poco de su propio aceite. Excelentes.

Anchoas Sanfilippo en Can Xurrades

Anchoas Sanfilippo, las mejores que he probado hasta hoy.

Como buen restaurante de carnes, en la carta de Can Xurrades no falta el steak tartar. Nos lo prepararon delante de la mesa, cortándolo a cuchillo y añadiendo los ingredientes a nuestro gusto. Lo más destacable del plato resultó, razonablemente, su carne, con sabor intenso y suave textura.

 

Steak tartar de Can Xurrades (Barcelona)

Steak tartar de Can Xurrades.

Y como colofón, un chuletón de buey para compartir. Venía marcado y acompañado de una plancha de cerámica bien caliente para que acabáramos de poner el punto a la carne nosotros mismos. ¡Y vaya carne, por dios! Nos dieron su nombre y aunque no es fácil de recordar -Bos Taurus Ibericus (una exclusiva raza bovina que se cría en León)- nos quedamos con que su sabor sí que permanece en nuestra memoria.

Carne de buey de Can Xurrades (Barcelona).

Carne de buey de Can Xurrades (Barcelona).

No pedimos postres, la carne nos dejó muy buen sabor de boca.

El precio medio por comensal en Can Xurrades puede fluctuar bastante. Sobre todo va en función del segundo plato que pidas y puede ir desde los 35 hasta los 50 euros. Además de algunas sugerencias de cocina de temporada (¡ahora he visto que tienen calçots!), su punto fuerte, por supuesto, son las carnes, con origen en Girona, Galicia, Salamanca y Ávila, además de la premium Bos Taurus. Así que ya sabéis carnívoros…

Can Xurrades

Carrer de Casanova, 212
08036 Barcelona,

Tel: 93 217 30 97

About the author

Arantxa Ruano

Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más…
Arantxa Ruano

2 Comentarios

  1. Baco y Boca
    febrero 10, 2016, 6:02 am

    Conocí el local que había en Gracia, Sandra me lo recomendó e incluso fui un día a visitar la carnicería proveedora de Cornellà. Por cierto, curioso personaje!!.

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email