Can Castellví (Molins de Rei, Barcelona)


Can Castellví
La Rierada
08750 Molins de Rei (Barcelona)

Si me preguntan cuál es la comida del día con la que más disfruto, contesto, sin lugar a dudas, el desayuno. Empezar bien el día es primordial y en ese aspecto el desayuno tiene mucho qué ver. 
Si bien es cierto que en casa se desayuna muy bien, levantarse pronto e ir a desayunar a una terraza al aire libre en plena montaña aun es mejor. Y eso fue precisamente lo que hicimos un sábado por la mañana en Can Castellví, un bar-restaurante que se encuentra en plena naturaleza, en el barrio de la Rierada de Molins de Rei (Barcelona).


Desayunar fuera de casa es una de las actividades gastronómicas que más nos gustan últimamente y ahora que se acerca el buen tiempo, cada vez es más apetecible sentarse en una terraza a leer la prensa o relajarse con un buen desayuno.
Vivir en Barcelona es ya de por sí un privilegio. Pero vivir en la ciudad de Barcelona y además poder escaparse a desayunar a plena montaña y alejarse de la ciudad cuando uno le venga en gana, todavía lo es más. Porque tener relativamente cerca lugares como Can Castellví, en plena sierra de Collserola, donde uno se aleja completamente del estrés y del gentío, no tiene precio. 

En realidad esta vez era la primera que desayunábamos en la terraza de este restaurante. Las anteriores visitas siempre han sido para disfrutar de sus calçotadas. El comedor es bastante grande y es, por tanto, un lugar ideal para reuniones familiares o con amigos.
Y si hay algo que distingue a este lugar de cualquier otro restaurante, además de su entorno, es que tiene una granja de animales justo al lado, una granja cuyas actividades ellos mismos gestionan. Vamos, que se trata de un lugar ideal para pasar el día completito en familia.
 
 

Ver mapa más grande

About the author

Arantxa Ruano Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más... Arantxa Ruano

13 Comentarios

  1. Food And Travel By Mer
    abril 16, 2012, 2:05 pm

    QUe lindo lugar…ya quisiera yo desayunar en la montaña!!
    un beso
    Mer

    Responder a este comentario

  2. Neus. La meva Barcelona.
    abril 16, 2012, 8:32 pm

    Això si que es un esmorçar de forquilla! Qué envidia! yo soy incapaz de llegar una mañana de fiesta a una hora prudencial para que se pueda llamar desayuno. Qué razón tienes de Bcn 🙂
    Un beso!

    Responder a este comentario

  3. starbase
    abril 17, 2012, 6:33 am

    Molt i molt a favor dels esmorzars de forquilla, gran institució que miro de recuperar 🙂

    Responder a este comentario

  4. Delikat Essences
    abril 17, 2012, 9:00 am

    Un privilegio poder desayunar en plena naturaleza.

    Responder a este comentario

  5. Miquel
    abril 17, 2012, 5:46 pm

    lo conozco el sitio y es un gustazo un almuerzo de tenedor
    beso

    Responder a este comentario

  6. Sorokin
    abril 17, 2012, 6:50 pm

    Muy bien. Lo que pasa es que si te pilla lejos, tras levantarte, ducharte, vestirte, ir al restaurante y tal, puedes llegar absolutamente muerto de hambre, o sea que con unos huevos y un pan con tomate a mí no me daría ni para un colmillo.

    Responder a este comentario

  7. Maria Jose Adan
    abril 18, 2012, 11:57 am

    Apuntado queda…me quedo como seguidora para no perderme nada. besos Mº José Adán (Acaramelada)

    Responder a este comentario

  8. Can Castellví
    marzo 23, 2014, 4:53 pm

    Nos ha hecho mucha ilusión encontrar un post dedicado a nuestro restaurante. ¡Muchas gracias, Arantxa! Aunque ya hace algún tiempo que veniste por Can Castellví, esperamos que aun conserves el buen recuerdo y verte de nuevo pronto por aquí 😉

    Responder a este comentario

  9. anna porret rocafort
    abril 20, 2014, 3:57 pm

    Avui hem anat a celebrar el 90 Aniversari de la meva mara, amb els meus quatre fills, parelles i neta. Hem quedat molt contents, malgrat que el dia no ha acompanyat molt. Bon menjar, bon entorn, bon servei.Barat no es, però correcta. La meva neta a gaudit molt de la granja, encara que al final un pony li ha donat un petit ensurt… En resum, un lloc per recomanar, sobra tot si portes canalla.

    Responder a este comentario

  10. Raquel
    abril 11, 2015, 7:15 am

    Hola, estuve comiendo en can castellvi hace un par de semanas. Estupendo trato y la comida está bien, sin más. Las tartas de postre nos las trajeron congeladas todavía, lo comentamos al camarero pero ni caso….las fresas y la nata congeladas no quedan bien en la tarta.
    La granja: vigilada por unas adolescentes,sucia. Los animales no tenían comida, y así se vuelven locos detrás de ti previa compra del maíz en la taquilla de la granja. Un burro en medio del patio, dentro de un cuadrado de madera bajo el sol, sin agua….nada recomendable.
    Para pasar el día completo? No lo veo igual.

    Responder a este comentario

  11. Rocio Pérez
    octubre 12, 2016, 2:31 pm

    Celebramos mi cumpleaños en el restaurante. Éramos 25 personas entre los que se encontraban 7 niños.
    En primer lugar había acordado que no se realizaría menú, dado que algunas personas sufrimos de intolerancias alimentarias y de cara a los niños era mejor elegir carta.
    Cuando llegamos nos obligan a acogernos a menú, según ellos no se puede elegir plato a la carta para un grupo tan grande, y mi pregunta es: ¿Por qué se me ofrece esa posibilidad cuando realizo la reserva?
    Además mi hermana había llamado para que preparasen algo especial para mí como postre, no obstante, discutiendo con la dueña sobre la mala organización de que disponían por poco no me lo dice. Insistía constantemente en que yo había acordado algo con ella, mientras que era mi hermana quien lo había realizado.
    Nos tocó aceptar el menú y las personas que no podíamos comer de ello elegimos algún plato de la carta, una de las personas al final acabó comiendo dos huevos fritos ya que no nos ofrecían plato que pudiera comer, parece ser que el cocinero no sabe apañárselas sin acogerse a la carta o el menú.
    El menú constaba de un picoteo y un segundo plato. Al llegar el segundo nos sirvieron platos que no habíamos pedido, los camareros se cabrearon (cuestión surrealista, puesto que fueron ellos quienes tomaron mal la comanda) y mis invitados tuvieron que comer algo que no habían solicitado por no volver a discutir con los responsables del restaurante.
    La cosa no queda ahí, porque cuando sirven los postres la frases de una de las camareras fue la siguiente: “Os dejo las tartas, a comer y engordar, aquí no se viene a hacer dietas ni chorradas de esas”. Ojala nunca le toque vivir a esa persona mi experiencia con mi enfermedad, puesto que pasé casi dos años vomitando todo lo que comía e incluso llegue a estar ingresada por desnutrición y en consecuencia requiero una dieta estricta.
    En definitiva, una experiencia penosa. Desorganización, mala educación y nada de respeto por las personas que requieren una atención algo distinta.

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email