Pollo escabechado


Me encanta trapichear con las recetas. Me gusta hacerlas mías, cambiarlas para poder cocinar los platos a mi gusto. En algunos casos he errado y por querer hacer inventos ha salido mal el plato. Pero en la mayoría de casos, adaptar la receta a nuestros gustos ha resultado más que satisfactorio, como es este caso.

Desde que en casa de mis primillos probamos su pollo escabechado, andaba loca por cocinarlo. El señor artista de aquel plato me dio algunas pinceladas pero el guión lo seguí de una receta que andaba por casa y que yo tenía guardada de cuando me dedicaba a recortar las recetas de las revistas (ahora cada vez lo hago menos).
La receta original es de perdiz escabechada y como ingredientes llevaba más verduras. Se puede seguir la receta con cualquier tipo de ave pero nosotros somos más fieles al mítico pollo. Se trata de un plato para servir frío, de tapa o aperitivo. Pero sobre todo se trata de un plato para los amantes del vinagre:
Ingredientes (6 pers.):

3 pechugas de pollo
2 cebollas grandes
12 dientes de ajo
200ml de aceite de oliva
400ml de vino blanco
400ml de vinagre de vino blanco
2 hojas de laurel
2 ramas de tomillo
1 rama de orégano
1 puñado de granos de pimienta negra
sal

Elaboración:

Pelamos y troceamos las cebollas y los dientes de ajo. Limpiamos las pechugas de pollo y las salpimentamos. Calentamos 100ml de aceite de oliva en una cacerola y las doramos por todos los lados. Retiramos las pechugas.

Añadimos 100ml de aceite a la cacerola y rehogamos las cebollas y los ajos que hemos preparado junto al laurel, el tomillo y el orégano, a fuego suave. Incorporamos las pechugas de pollo y finalmente agregamos el vino blanco, el vinagre y el agua necesaria para cubrir todo completamente.

Cocemos todo a fuego suave hasta que las pechugas estén tiernas y casi comiencen a deshacerse. Salamos de nuevo un poquito y añadimos los granos de pimienta negra. Retiramos del fuego y dejamos enfriar. Lo suyo es guardar este plato en la nevera y dejarlo reposar un día entero.

Fotografías realizadas con la cámara Panasonic Lumix DMC-FZ45.

About the author

Arantxa Ruano

Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más…
Arantxa Ruano

4 Comentarios

  1. Romescaire
    junio 21, 2011, 9:20 pm

    Que buena pinta ese pollito Arantxi! desde luego el escabeche da mucho juego! no lo tires eh! jejeje que puedes hacer unos mejillones o unos boquerones!Que te voy a contar no? jejeje un beso wapa.

    Responder a este comentario

  2. Viena
    junio 21, 2011, 11:20 pm

    Importantísimo dejar reposar un escabechado al menos un día entero. Para mí son tres días y entonces es cuando está de muerte.
    Muy buena idea hacerlo con pollo. En ensalada estará riquísimo y bueno, de cualquier manera, eso sí, como dices, tiene que gustarte el vinagre.
    Un beso grande.

    Responder a este comentario

  3. starbase
    junio 22, 2011, 12:55 pm

    Mi hándicap es precisamente que soy poco vinagrero. Claro que si es un vinagre de Jerez y no exageramos en las proporciones… también me apunto 🙂

    Responder a este comentario

  4. Rachel Sender
    junio 28, 2011, 9:30 pm

    Ñaaam! Lo voy a hacer!

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email