Torrijas


Aunque suene raro de mi boca, prefiero la cocina tradicional a la moderna. Está claro que las dos me gustan y mucho, pero si tuviera que elegir creo que disfruto más con un buen plato de los de siempre. Y con los postres me pasa lo mismo.

Desde que fuimos a la Taberna Paco Meralgo y probé de postre las torrijas de Santa Teresa, me quedé con el gustillo de hacerlas yo misma o probar otras diferentes. Como tengo una lista inmensa de platos a cocinar, en este caso fue mi tío el que me proporcionó dicho placer elaborando él las torrijas.

Realmente se trata de un postre sencillo porque basta con tener pan, azúcar, huevos, aceite y leche, productos que normalmente andan por casa y, eso sí, un poco de canela. Y el método muy sencillo: se hierve la lecha con el azúcar y la canela, se moja el pan, se reboza de huevo y se fríe en aceite bien caliente.

Si hay algo de excepcional en las torrijas de mi tío es que las hizo con pan de pagés.

Como este pan ya suelen venderlo cortado en bolsas, no hay que pasar por el engorro de cortar el pan en rodajas similares. A mí me gustaron bastante con este pan, creo que porque el pan de pagés tiene la corteza más bien tostadita. Hay que probarlo; eso sí, con una rebanada es suficiente!

About the author

Arantxa Ruano Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más... Arantxa Ruano

6 Comentarios

  1. starbase
    Junio 26, 2010, 5:17 pm

    Las torrijas son un invento de los buenos buenos buenos: sencillo, barato y suculento :))

    Responder a este comentario

  2. Delikat Essences
    Junio 27, 2010, 11:30 am

    Riquísimas Arantxi, tu tío las hace igualitas que mi madre que es como más me gustan a mí, crujientitas y con la canelita y el azúcar. Resulta que aquí en Sevilla son un dulce muy tradicional de la ciudad, pero las hacen empapándolas previamente en vino y luego le ponen mucha miel después de freirlas. A la gente les encanta y en Semana Santa están los escaparates de las pastelerías a rebosar de torrijas, pero a mi me gustan más las otras.

    Responder a este comentario

  3. Angel Hidalgo
    Junio 27, 2010, 1:27 pm

    Uno de los mayores placeres de esta vida es comerse una buena torrija¡¡¡¡

    Un abrazo
    Angel

    Responder a este comentario

  4. Viena
    Junio 27, 2010, 7:51 pm

    Totalmente de acuerdo con tus preferencias de la cocina tradicional y con los comentarios anteriores de que una buena torrija, es lo más.
    Estas tienen una pinta estupenda.
    Un abrazo

    Responder a este comentario

  5. Sorokin
    Junio 28, 2010, 1:49 pm

    Mi madre las hacía parecidas a las que cuenta Madame Delikat: sin vino, pero con mucha miel diluída para que quedara como un caldito con el que se regaba la torrija tras sacarla de la sartén. Cuando consiga quitarme de encima los kilos que me he puesto en Cabo Verde (¡ay, la cachupa!) las voy a hacer. Con el vino, por supuesto 😉

    Responder a este comentario

  6. Violeta
    Julio 10, 2010, 2:22 pm

    Acá en casa las hago a cada rato, con vino y sirope para servirlas, nos encantan, aunque donde vivo sea casi un pecado.
    Muy buen blog, felicitaciones.

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email