Bodega de sake Gekkeikan (Fushimi, Kyoto)


El segundo día de nuestra estancia en Kyoto fuimos a visitar los pueblos de Uji y Fushimi a las afueras del centro de Kyoto. La visita a una bodega de Sake de Fushimi era una de las excursiones extra que nos ofreció la organización del viaje y no pudimos decir que no, ¡cómo íbamos a dejar de ir a una verdadera bodega de sake de Japón!

La visita fue muy graciosa porque escuchamos las explicaciones tanto en japonés como en español (o semi español), vamos, dos veces, una sin traducir y una traducida.

La gracia de esta bodega es que es una de las más antiguas, del 1919, y se creó gracias al agua de la ribera del río Go-gawa, río que curiosamente se formó para transportar material y poder construir así el castillo de Fushimi. Para elaborar un buen sake se necesita buen agua, agua como la que extraen de este río y sus pozos.

El sake, podríamos decir, que se trata en denitiva de vino de arroz, aunque su elaboración es un tanto distinta de la del vino. En nuestra visita al país nipón pudimos probar en varias ocasiones el sake y, en nuestro caso, nuestro paladar está demasiado europeizado y todavía no acaba de acostumbrarse al sabor del sake japonés…

Extracción de agua del pozo

Limpieza y preparación del arroz

Antiguo barril de saco donde se dejaba fermentar el arroz (o eso entendí yo)

Explicación del proceso en el museo del sake

Botellitas antiguas de sake

Cata de sake Gekkeikan

Variedad de sake elaborada con ciruela (muy bueno)

Tienda de sake de Geikkekan

Por último, una curiosidad. Los barriles que han servido para la elaboración del sake son reutilizados como ofrendas en los santuarios japoneses. Así, es muy común ver cantidades importantes y originales barriles en las entradas a los santuarios.

(Parte de la información la he sacado de esta página de Geocities).

About the author

Arantxa Ruano

Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más…
Arantxa Ruano

2 Comentarios

  1. Delikat Essences
    enero 9, 2011, 10:04 pm

    Ah que cucada esos barriles!, me encantaría tener un par de ellos en la cocina, para guardar arroz entre otras cosas 🙂

    El sake calentito con un buen surtido de sushi desde luego es una auténtica delicia. Nunca había visto el de ciruela, es tal vez de umeboshi (la ciruela fermentada)? o de ciruela normal? A veces tengo umeboshi en casa pues alcalinizan el ph del organismo cuando te pasas con dietas muy ácidas y por tanto propensas a infecciones (exceso de dulces y proteina).

    Saludos Arantxi

    Responder a este comentario

  2. Juan
    enero 10, 2011, 12:39 pm

    Como dice Arantxa el sake no es nuestro licor predilecto, (sobre gustos..) aunque si que he de decir que me sorprendió que en función del tiempo (invierno/verano) el sake se toma caliente o frío y esa peculiaridad pocos licores la tienen (que yo sepa).
    Por cierto el licor de ciruela buenísimo!!

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email