Cómo organizar una comida de grupo en casa


Estas navidades pasadas una pareja de amigos organizó una comida en casa para todo un grupo. Año a año nos reunimos, pero en otras condiciones: esquís en las patas, palos en las manos y nieve por en medio. Creo que nunca antes nos habíamos juntado, todos, en una casa para comer juntitos.
Esta pareja nos dio un buen ejemplo de cómo organizar una comida para grupo en casita. Y señores, nada de picoteo, no, una comida de principio a fin. Doy a continuación las pistas para ser práctico en su preparación y tener éxito con la comida, con unas pequeñas recomendaciones para los invitados:

1.- Avisar previamente del menú, ya sea vía correo electrónico o a golpe de telefonazo, por si alguno de los invitados es alérgico o no le gusta alguno de los platos que se han escogido para la comida.

2.- Utilizar platos de plástico o de papel reciclado. Los vasos de plástico no son recomendables, porque suelen acabar sobre el mantel dejándolo mojado de una forma u otra, y los cubiertos de plástico no cortan nada de nada. Lo único práctico es utilizar este tipo de platos que después pueden ir directamente a la basura con los restos de comida (o que incluso se pueden reutilizar). También venden unas copas de plástico estilo champagne o cava muy prácticas para brindar un poquito o servir el primer plato.

3.- Preparar un primer plato que sea fácil de dividir y servir. Nuestros amigos prepararon una Insinuación de Cremoso de Calabaza con Nuez de Nata Montada que se resumía en una crema con una cucharada de nata. Servir la crema en el momento es bien sencillo y es algo, que con una copa, queda vistoso.

4.- Cocinar un segundo plato que se pueda realizar el día de antes y que el día de la misma comida aun esté más bueno. La idea es cocinar un plato que sea, de nuevo, fácilmente divisible y se pueda servir con rapidez, sin salsas ni florituras que nos hagan desesperar con la presentación del plato: canelones, lasañas, pasteles de carne, etc. Nuestros amigos sirvieron como segundo una Lasaña a las Tres Carnes con Boletus. Tuvieron el detalle de preparar una lasaña exclusivamente de boletus para un invitado vegetariano.

5.- Dejar que tus invitados traigan la bebida. Es muy importante ser solidario, no dejar que el trabajo lo realice uno sólo y poner cada uno su granito de arena en lo que se pueda. En este caso, si alguien se encarga de la comida, lo mínimo es llevar una botella de vino o alguna otra bebida para participar. O quizás también es buena idea preguntar si se puede participar en el postre.

6.- Elegir un postre que se sirva rápido y frío. Una muy buena idea es servir fruta, que normalmente suele gustar a todos, y tenerla preparada con pinchos o en un plato común para todos. Se puede servir una salsa de chocolate caliente, como complemento para quién guste. Las tartas también son una buena opción, se preparan el día de antes y sólo hay que cortar y servir.

7.- Tener preparado un combinado o cocktail para después de comer. Esto no es más que un truco para que tus invitados no marchen y haya risas aseguradas 😉

8.- Por último y no menos importante, es aconsejable que los invitados no se vayan sin al menos ayudar un poco a recoger al anfitrión (me lo han puesto en un comentario y lo añado porque lo veo más que importante). Los amiguetes borrachuzos los dejaremos de mientras en el sofá 😉

About the author

Arantxa Ruano

Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más…
Arantxa Ruano

9 Comentarios

  1. Delikat Essences
    febrero 8, 2012, 11:09 am

    Cuando son muchas personas yo soy muy amiga del buffet libre. Pasar la mesa central grande a un lado y disponer allí todo en bandejas grandes para que cada uno se sirva en el plato, luego la buena compañía y la buena música hará el resto. Este verano organizamos una cena hindú de tres platos (yo había hecho un curso reciente y quería demostrarles de lo que era capaz 🙂 y al final cuando hicimos recuento éramos 17! Con la opción del buffet todo se relajó mucho más, tres platos servidos a cada persona hubiera sido imposible!

    Responder a este comentario

  2. Arantxi
    febrero 8, 2012, 11:55 am

    Cierto Delikat, otra buena opción es montar una especie de buffet libre eso lo que te permite es que el que ha confeccionado la comida o cena disfrute junto a los demás igual de bien del evento. Alguna vez lo hemos hecho así, aunque de esta forma siempre han sido mis comidas o cenas en familia.

    Creo que puedo montar otro post hablando de estos “buffets libres”, ¡buena idea! 😉

    Responder a este comentario

  3. Sorokin
    febrero 8, 2012, 12:26 pm

    Yo a lo más que he llegado es a ocho personas, pero en Bélgica no te tienes que quebrar la cabeza. Todos saben que va a haber bogavante. Se compra recién cocido, se parte en dos y se pone en fuentes acompañado de una variedad de ensaladas. Como postre, te compras un par de tartas, y a otra cosa. Para beber, champagne, bien sur.

    Responder a este comentario

  4. Nerea
    febrero 8, 2012, 1:26 pm

    Muy buenos consejos, Arantxi.
    Añadiría colaborar en la limpieza final, para no dejarle todo al anfitrión 🙂

    Responder a este comentario

  5. Arantxi
    febrero 8, 2012, 1:38 pm

    @Sorokin: vaya! en Bélgica vais a lo grande! Bogavante! Nada, tendré que ir pensando en hacer una escapadita para allí y que alguien me invite a una comida en casa en grupo ;-PPPP

    @Nerea: muy buena puntualización, muy importante la verdad. La añado!

    Responder a este comentario

  6. Fran
    febrero 8, 2012, 3:15 pm

    Que buenas sugerencias Arantxi, a ver si más de unos toma nota porque he vivido comidas en casas que mejor ni acordarme… Si queremos quedar bien hay que organizarse porque la buena voluntad, como en la mili el valor, se supone….
    Saludos

    Responder a este comentario

  7. Isidro Blanco
    febrero 8, 2012, 10:53 pm

    Buenas noches,

    Como segundo yo suelo hacer platos de cuchara: fabada, caldo gallego, callos, … vamos algo ligerito, pero del día estan reposados y ganan muchos.

    Un saludo y buen día.

    Responder a este comentario

  8. Claudia Hernández
    febrero 9, 2012, 8:10 am

    Muy buenas recomendaciones, la verdad es que hay que intentar ser un poc práctico, auque soy inflexible con los vasos, copas y platos de plástico, para mí quita toda la magia, yo, al contrario, saco toda la artillería, hermosos manteles y servilletas de tela… sino, se me pierde la magia. Y copas de cristal, claro.

    Responder a este comentario

  9. Nina's Kitchen
    febrero 9, 2012, 5:26 pm

    Eso si que es tener organización! aunque la currada te la das igual, eh???

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email