Jornades gastronómiques del Bolet i la Caça (Terrassa, Barcelona)


Me gusta aprender y soy de esas personas que si no aprendo algo nuevo cada día no estoy contenta. Con la comida me pasa lo mismo y desde hace ya algún tiempo que quiero aprender y conocer el mundo del bolet.

Busqué por la internete todos los sitios donde celebraban jornadas gastronómicas relacionadas con el mundo del bolet y miré a ver cual nos quedaba más cerca de casa para que no tuviéramos que desplazarnos mucho. Resultó que en Terrassa iban a estar un par de semansa celebrando las Jornades Gastronómiques de la Caça i el Bolet y yo ya planifiqué que un sábado lo íbamos a pasar allí.

Nos costó encontrar donde montaban los tenderetes pero al final dimos con ello: Mercat de Sant Pere. En el carrer Ample llegando al mercado habían instalado puestecillos con los típicos bolets de la zona, tanto frescos como en forma deshidratada: el rovelló, el camagroc, el fredolic, las trompetas de la muerte (ñam ñam estas como me gustan)…

En la feria había también una mini exposición de bolets en la que había un hombre que iba explicando las características de cada uno de ellos. Siempre he pensado que lo de coger bolets es una tarea difícil pero después de ver la inmensa cantidad de bolets diferentes que te puedes encontrar, lo de ir a buscar bolets es todo un arte.

Y es todo un arte de principio a fin: te desplazas hasta el lugar donde sabes que puedes encontrarlos, los encuentras, los identificas y los recoges para poder llegar a casa con un nuevo ingrediente para tus platos. Y vamos que si se puede jugar con los boletus en la cocina! Esta fue la segunda parte de las jornadas: justo al lado del mercado había una carpa con tastets. Comprabas un ticket de 4 euros y podías deleitarte con 4 platos elaborados a partir de bolets y carne de caza.

De arriba a abajo: albóndigas con camagrocs, filete de ciervo con verduritas, canalón de jabalí y quiche de bolets.

¿El que más me gustó? El quiche. Las albóndigas estaban muy fuertes de gusto, el filete de ciervo algo seco y el canalón de jabalí también muy fuerte de sabor. En general no me suele gustar la carne de caza porque la encuentro muy fuerte de sabor y esta vez me pasó lo mismo.

Otra de las particularidades de estas jornadas es que muchos de los restaurantes de Terrassa (e incluso alrededores) ofrecían menús especiales en los que tenían como ingrediente principal el bolet y/o carne de caza. Así que nosotros ya habíamos mirado los menús desde casa y reservado para ese mismo sábado…pero eso vendrá en otro post 😉

About the author

Arantxa Ruano Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más... Arantxa Ruano

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email