Nakashita (Barcelona)


Un restaurante japonés-brasileño donde comer el sushi más cárnico de Barcelona

Nakashita o el día que introduje la palabra gunkan en mi lenguaje, así se podría haber titulado esta entrada también. Porque nuestra visita a este restaurante japonés brasileño nos descubrió lo mucho que se puede llegar a jugar con el sushi y otros platos asiáticos. Nadie nos había hablado de este lugar, pero una cola de espera y una atractiva carta nos incitó a preguntar por una mesa para dos. “Nos queda solo en la barra” y nosotros saltando de alegría (sin tampoco saber lo que nos esperaba). En nuestro caso, más cerca nos sentamos de la cocina más disfrutamos de la experiencia.

En la barra del Nakashita se percibía el ajetreo de la noche -también lo notamos en el tiempo de espera de algunos platos-, aunque los tres cocineros trasmitían serenidad y no dejaban de lado la buena atención. Nada más sentarnos nos invadió un penetrante aroma a anguila ahumada... Buenas vibraciones para comenzar.

IMG_0730_2

No fue fácil escoger los platos. Como entrantes tienen sopas miso, gyozas, ramen, ostras, carpaccios, ceviches y soft shell crab, un plato difícil de encontrar en la ciudad condal. Por supuesto, entre su oferta gastronómica no falta el sashimi, como el atún con salmón flameado, las vieiras con atún, el salmonete con salsa trufada o el jurel. Quizás el apartado más llamativo de su carta son las tablas, donde cogen protagonismo los gunkans. “Perdona, ¿qué son los gunkans?” Sí, nosotros también tuvimos que preguntar. Se trata de un tipo de sushi que recuerda a un barco de guerra, ya sea con una base de alga enrollada o con el propio pescado envuelto en sí mismo. Se suman al súper-repertorio de sushi los hosomakis, uramakis, futomakis, temakis y nigiris. Cara de maki tienes ya cuando llegas al final de la carta donde te hablan de usuzukuris (finas láminas de pescado crudo).

Pocos platos bajan de los diez euros, así que tenedlo en cuenta a la hora de hacer la comanda. Y consideradlo también un restaurante para comidas o cenas íntimas; su local no es nada grande. Ahora en verano supongo que su terraza tiene bastantes adeptos y juraría, a ojo de buen cubero, que allí sirven a más comensales que en su interior.

IMG_0732_2

Para que os hagáis una idea del productazo que manejan en Nakashita, sólo hace falta que echéis un vistazo a los nigiris que sirven: nigiri de foie a la plancha con sal, el sweet nigiri – con queso fresco flambeado, dulce de goiaba, foie caramelizada y salsa-, de toro y de anguila. Exacto, aquí no se andan con chiquitas.

Seleccionamos los platos más dispares. Nos va el riesgo 😉

Plato de arroz con anguila ahumada . Nakashita.

Plato de arroz con anguila ahumada (fuera de carta). Excelente.

Atún en tataki, vieira, ponzu y huevas ikura.

Plato Naka especial Bluefin (tipo de atún). Vieria, atún, ponzu y huevas ikura. No sé si fue el condimento o la forma de cocinarlo pero nos pareció que los productazos que componían este plato perdían sabor juntos. La única decepción del lugar.

Gunkans.

Gunkan especial Nakashita. Wagyu con huevo de codorniz y tartar de atún, wagyu con foie y vieira, 1 afrodisiaco (huevas, salmón y huevo) y otro gunkan. Sorpresón en cada uno de ellos.

Nigiri de foie con sal.

Nigiri de foie con escamas de sal. Muy bueno (parecía demasiado hecho el foie pero no sentimos eso en boca).

Sweet nigiri. Nakashita.

Sweet nigiri. Con queso fresco, foie caramelizado, salsa de unagi, dulce de goiaba y sésamo. También muy bueno. Por supuesto, empachan más que los tradicionales nigiris de pescado crudo.

Supongo que los chefs más conservadores de la cocina japonesa consideran los gunkans una aberración. Desconozco si este tipo de sushi es de origen japonés. El caso es que para los que estamos al otro lado del plato, sentarnos en un restaurante lo consideramos una experiencia y cualquier juego culinario -con un cierto sentido y sabroso-  será bien recibido. Nos gustaron los gunkans y nos gustaron los nigiris cárnicos. Entiendo que el toque brasileño en Nakashita viene precisamente por el uso del fuego, la brasa y la carne, que advertimos mucho menos en los japoneses tradicionales.

Precio (2 personas): 99,00 euros, incluyendo una botella de uno de nuestros vinos blancos favoritos, Auzells, un DO Costers del Segre de Tomas Cuisine. Efectivamente, Nakashita no es un restaurante barato aunque considero que se puede llegar a comer o cenar bien por 35 euros por persona, escogiendo platos de un precio más moderado. Nosotros sabíamos de antemano que lo escogido iba a inflar la cuenta, pero, aún y así, salimos muy contentos con la experiencia global. Prueben y dígannos que le gusta más, si la fusión japo-brasileña o el tradicional japonés…

Nakashita

calle Rec Comtal, 15
08003 Barcelona,

Tel: 93 295 53 78

About the author

Arantxa Ruano

Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más…
Arantxa Ruano

5 Comentarios

  1. Juan
    junio 26, 2015, 11:41 am

    A mi me encantan los japoneses!! Y repetiria mil veces, pero si que es verdad que llega un momento que todos acaban pareciendote similares a la hora de elegir menu.
    Nakashita, ofrece unos platos que bajo la filosofia japonesa, hace que la variedad sea mucho mas extensa y eso se agradece!!

    Responder a este comentario

  2. Eva, Mantel a Cuadros
    octubre 18, 2015, 6:47 pm

    Ha sido leer “soft shell crab” y me he emocionado, con lo que me gusta! Aunque la emoción se me ha quitado un poco al ver el precio final de la comida! Me encanta la comida japonesa y he probado desde restaurantes más tradicionales como Una Mica de Japó, hasta más originales, como el Kibuka, en el barrio de Gracia. Y este me ha llamado la atención mucho. Me lo apunto, pero para una ocasión muy muy especial!! 🙂

    Responder a este comentario

    • Arantxa Ruano
      octubre 21, 2015, 7:55 am

      Hola Eva, qué bueno tenerte por aquí. Yo también sigo tu blog! El precio subió tanto por los platos que escogimos, pero el precio medio es más bajo…. Yo también soy mucho de jacos 😉

      Responder a este comentario

      • Eva
        octubre 21, 2015, 9:15 pm

        Ah si?? No sabía que seguías mi blog, qué ilusión!! Muchas gracias 🙂
        Bueno, si el precio medio es más bajo, entonces me lo pienso para probarlo un poco más pronto jejeje.
        Un saludo!

        Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email