Somodó (Barcelona)


Un restaurante sin carta es posible. Este sencillo espacio de Gràcia, dirigido por un japonés, lo demuestra con su refinada y armónica cocina 

¿Imagináis acudir a un restaurante donde no hay carta? ¿Sentarte en la mesa y que en ningún momento veas escrito el menú o los platos? En bares o tabernas puede ser habitual que el servicio te cante las sugerencias o los platos del día, sin embargo sorprende encontrarte frente a la mesa de un elegante comedor y que en ella no se posen ni carta ni papeles. Los primeros minutos se convierten en una desconcertante espera -en la que aprovechas para mirar a tu alrededor y chafardear los platos ajenos- que finaliza cuando se acerca el propietario y te suelta: “Es que aquí funcionamos sin carta y nosotros os decimos lo que hay”.

Así trabajan en el restaurante Somodó, donde poco tiempo hay para dejar volar nuestra imaginación, sin sugerentes ni currados nombres para los platos. Aquí la comida te entra por primera vez a través de las voces del servicio. Ni letras, ni imágenes. Porque cada día cocinan en función de lo que les ofrece el mercado. En nuestra visita, al aturdimiento inicial le siguió el entusiasmo por la sorpresa, la inmediatez y la frescura. Para ello, bien sencilla es su oferta gastronómica: un menú de mediodía de 18,50 euros (con tapa, primero, segundo, postre, vino y café), un menú de noche por 25 euros más IVA (con tapa, tres platos, queso, postre y petit-fours) y un menú gastronómico por 35 euros más IVA. Este último, únicamente para las noches, está detallado en su web para los menos aventureros.

Jardín zen en el piso superior del restaurante Somodó.

Somodó, ubicado en el barrio de Gràcia, no sólo es especial por su carta, sino también por su atención. Sohiro, el dueño, lleva 21 años sin faltar al servicio. Procura hacer presencia en todas y cada una de las 19 mesas de su pequeño restaurante. Él mismo nos contó que Somodó funcionaba inicialmente con solo dos personas -de ahí el nombre (“somos dos”)- y que actualmente son seis en el equipo. Y, ¿por qué esta forma tan singular de trabajar con el cliente? “Porque la prioridad es no fallar y sin carta la calidad no falla”. Nos contó este “japonés de pura cepa”, como él mismo se define.

Los platos que llegaron a nuestra mesa, un mediodía de viernes, nos demostraron que en la cocina de Somodó se siguen algunos principios orientales como la armonía, el control o la naturalidad. Sabores cuidados, refinamiento y equilibrio, en definitiva. A mí especialmente me gustaron porque escondían sabores -ingredientes- poco comunes que mi juguetón paladar no reconoció.

Ceviche de pez limon con mousse de aguacate espuma de cítricos (Somodó)

Ceviche de pez limón con mousse de aguacate y espuma de cítricos.

Huevo cocido a baja temperatura con crujiente patata u bacon y verduras (Somodó)

Huevo cocido a baja temperatura con crujiente de patata y bacon con verduras.

Panceta caramelizada con soja y jengibre y sale crujiente de pollo y base de verduras

Panceta caramelizada con soja y jengibre con crujiente de pollo y base de verduras.

Bacalao al horno con salsa de lechuga con aceite de avellana (Somodó)

Bacalao al horno con salsa de lechuga y aceite de avellana.

Queso de oveja artesano delnpirineo catalán con mermelada de manzana y miel con pan de nueces (Somodó)

Queso artesano de oveja del Pirineo catalán con mermelada de manzana y miel con pan de nueces.

Crema de mato con helado de plátano y frutas de la pasión (Somodó)

Crema de mató con helado de plátano y frutas de la pasión.

Bavaroise de sésamo con sorbete de yogur y crujiente de oliva negra y espuma de Hinojo

Bavaroise de sésamo con sorbete de yogur, crujiente de oliva negra y espuma de hinojo.

Precio (2 personas): 37,00 euros, por dos menús de mediodía con cafés y bebidas incluidos.

Seré sincera. Entramos en el restaurante sin conocer los precios (pero sí con referencias de lugar). Una vez dentro, a medida que íbamos devorando los numerosos platos del menú y observando el nivelón, nuestro miedo por la cuenta final iba in crescendo. La sorpresa nos la llevamos al ver que el precio final no superaba los 20 euros por persona. Bravo por la cocina de calidad de Somodó y su ajustado precio. Ya estamos imaginando una noche gastronómica allí…

Somodó

calle Ros de Olano, 11
08012 Barcelona,

Tel: 93 415 65 48

About the author

Arantxa Ruano

Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más…
Arantxa Ruano

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email