La memoria del gusto: Waffeln


Seguro que en vuestra memoria tenéis algún sabor anclado que desearíais volver a probar. Se trata de la memoria del gusto y suele jugar un papel muy importante en nuestra forma de comer. Nuestras preferencias gustativas se van formando gracias a esta memoria y es ella la que, de vez en cuando, nos recuerda que nuestro paladar está falto del placer que nos produce cierto plato de comida del pasado.

Yo podría enumerar una larga lista de comidas que se quedaron grabadas en mi memoria y que me gustaría volver a saborear. Por suerte, y gracias al destino, una de ellas he podido recuperarla incluso sin tener que trasladarme a su ciudad de origen. El sabor y la textura del waffel, una oblea similar al gofre de procedencia alemana, han aterrizado de nuevo en mi paladar después de años y años. Una gustosa experiencia traída del pasado.

 

Lo más complicado de esta receta no radica en ella misma, sino en la máquina que hay que usar para cocinar la masa de los waffeln. Se trata de una especie de gofrera con la que al cocer la masa se obtiene una torta con forma de corazones. La receta de waffeln que os dejo a continuación está extraída de un libro alemán y entiendo que si se hace con otro tipo de gofrera también saldrán buenos.

 

Receta de Waffeln (masa para unos 10)

Ingredientes:

125 gr de mantequilla pomada
75 gr de azúcar
4 yemas de huevo
1 cs de azúcar de vainilla
1 pizca de sal
0,75 l de leche
200 gr de harina
4 claras
rayadura de piel de limón
azúcar glass

Elaboración:

  1. Batir el azúcar, la mantequilla y las yemas. Añadir el azúcar avainillado, la sal y la rayadura de limón.
  2. Añadir poco a poco la leche y la harina tamizada.
  3. Montamos las claras de huevo a punto de nieve. Incorporamos al resto de la mezcla con una espátula para no perder el volumen de las claras.
  4. Calentar la gofrera. Añadir un par de cucharadas soperas de masa y esparcir ligeramente. Cocer. Espolvorear con azúcar glass al gusto.

 

Desde aquí os animo a recuperar ese recuerdo que se quedó clavado en vuestras papilas gustativas. Intentadlo y veréis que la satisfacción que produce es toda una experiencia para el paladar y la memoria.

About the author

Arantxa Ruano Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más... Arantxa Ruano

6 Comentarios

  1. Laia*
    marzo 12, 2013, 2:29 pm

    Los waffels me encantan! 😀
    En Formentera también se llaman así porque los trajeron los alemanes.
    Me apunto la receta ^^
    Una pregunta, donde podría comprar una máquina como ésa? 😀

    Muchos besos 🙂

    Responder a este comentario

    • Arantxa Ruano
      marzo 12, 2013, 8:55 pm

      Hola Laia! He visto que en Amazon tienen una gofrera muy similar con forma de corazones también. Las típicas cuadradas las venden en tiendas de electrodomésticos normalmente 🙂

      Responder a este comentario

  2. hechoenlapropriete
    marzo 16, 2013, 10:56 pm

    NO tengo la gofrera por favor, la tengo que comprar ya, una pasada. gracias por la recete, un saludo.
    http://hechoenlapropiete.blogspot.com.es/

    Responder a este comentario

    • Arantxa Ruano
      marzo 18, 2013, 10:47 pm

      La gofrera no es muy cara!!! La he encontrado por Amazon por unos 18 euros!!!

      Responder a este comentario

      • mireya
        marzo 10, 2014, 8:21 pm

        me facino la receta clara sencilla y entendible ,sique publicando cosas como esas nos animan a recuperar recetas viejas y sa brosassss te felicito besos

        Responder a este comentario

        • Arantxa Ruano
          marzo 14, 2014, 7:34 am

          Mireya, hay recetas que tenemos que recuperar y revivir que la comida al fin y al cabo es eso: experiencias.

          Gracias por pasarte por aquí.

          Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email