Thai Thai (Barcelona)


Cualquier excusa es buena para salir a cenar. Nuestra visita al restaurante Thai Thai, junto a toda mi familia, tenía como objetivo introducir a mi hermana en la cocina tailandesa antes de aventurarse en un viaje a este país asiático. “Sí, y así te vas acostumbrando a sus sabores”, le dije por teléfono para convencerla. Fue fácil, en media hora estábamos aparcando el coche y metiendo nuestros preciosos cuerpos en el restaurante tailandés Thai Thai.

Escogimos este restaurante porque se anunciaba por tener auténtica cocina thai. Tuvimos la suerte de sentarnos en una mesa redonda. El lugar ideal para poder compartir una experiencia culinaria diferente a las habituales salidas conjuntas a otros sitios más tradicionales. “No entiendo nada, hija”, replicó mi madre. La pobre se encontró de repente con una carta repleta de platos con nombres como Kai Satee, Kanom Gib, Poh Pia Sod,… A excepción de una sopa, capricho de mi padre, el resto de platos los escogimos por lo que contenían sin saber bien si nos iban a gustar. ¡A la aventura! ¡Como a mí me gusta!

El local del restaurante Thai Thai nos sorprendió respecto a lo que nos habíamos imaginado. Sin demasiada ni exagerada ornamentación, nos sentimos a gusto en un espacio que, si no fuera por algunos cuadros y objetos, bien pudiera ser cualquier establecimiento gastronómico. Con alguna que otra ayuda para la elección de los platos, gracias a un atento servicio, la selección de nuestro menú fue la siguiente:

thai1

Rollitos, sopa tradicional tailandesa, empanadillas de cerdo y colas de langostinos crujientes.

thai2

Pollo al curry rojo y plato de tallarines con cacahuetes (Pad Thai).

thai3

Magret de pato a la parrilla con salsa agridulce y arroz salteado con huevo.

thai4

Flan de coco y arroz glutinoso con mango.

Precio (5 personas): 91,00 euros. La cena que disfrutamos en el restaurante Thai Thai salió a unos 18 euros por persona, compartiendo platos entre todos. Aunque el conjunto resultó adecuado, la velada tuvo altibajos muy diferenciados. El premio al mejor plato de la noche se lo disputaron el magret de pato con salsa agridulce y el Pad Thai, una de las tradicionales creaciones culinarias de la cocina tailandesa a base de fideos de arroz salteados con verduras y cacahuetes. Ambos, sublimes. En cambio, los rollitos, el pollo al curry y el arroz glutinoso con mango pasaron, desafortunadamente, inadvertidos. Tendremos que repetir para seguir descubriendo cuáles son sus otros platos estrella y de paso así volver a comer su Pad Thai.

Thai Thai

calle Diputación, 91
08015 Barcelona,

Tel: 93 187 24 42

About the author

Arantxa Ruano Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más... Arantxa Ruano

3 Comentarios

  1. Vero
    diciembre 22, 2013, 4:53 pm

    Es que el arroz glutinoso no está muy bueno. Yo lo probé allí, en el propio país y tampoco me gustó y te aseguro que el pad thai y el curry de pollo bien hecho te harían volver loca jeje
    Dicen que El petit Bangkok está mucho mejor, yo todavía no he podido ir.
    Saludos!

    Responder a este comentario

    • Arantxa Ruano
      enero 5, 2014, 2:20 pm

      Vero, el arroz glutinoso que probamos en Bangkok Café estaba muy bueno!!!!

      Ay por lo que dices ya tendría que pensar en viajar pa Tailandia no? jajjja

      Responder a este comentario

  2. Juan
    diciembre 28, 2013, 11:32 pm

    Lo del arroz glutinoso fue mi pequeña decepción, aunque todo lo demás estuvo destacable, yo esperaba el postre con ansia, pues lo había probado en el café Bangkok y me enamoro!!!
    Aquí… El arroz tieso y el mango demasiado duro.
    Igual fue un mal día….

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email