Viajes gastro-navideños


A estas alturas de noviembre ya huele a Navidad. Y no sólo porque los anuncios de televisión nos lo recuerden constantemente, sino también porque a día de hoy quedan unos 30 días para estar rodeados de villancicos, comilonas familiares, regalos y luces de colores colgando de árboles y cualquier otra cosa apuntalada. Y la Navidad y yo tenemos un sentimiento de amor-odio desde hace tiempo. No le tengo especial pasión a estas fechas por soy de las que piensan que la felicidad hay que celebrarla y compartirla todo el año, pero cierto es que el ambiente festivo y nostálgico que se vive en esos días me agrada.

En esa misma línea opino que, aunque las Navidades es una muy buena excusa para reunirse con la familia, también lo es para viajar. Las ciudades se visten con sus mejores galas dejando unas panorámicas preciosas y, pese al frío que sufren algunas de estas ciudades, creo que merece la pena visitarlas y darse a su vez un buen homenaje gastronómico. Porque celebrar la Navidad fuera de casa en un restaurante de otro país u otra ciudad puede ser una experiencia diferente. Una forma de conocer nuevas culturas gastronómicas y cambiar totalmente de emplazamiento y menú de la comida navideña de cada año.

Podéis encontrar propuestas, ofertas o cómo gestionar los vuelos y hoteles desde aquí pero si no os acabáis de convencer para sacar a pasear vuestros estómagos en Navidad, os dejo con algunas recomendaciones de viajes gastro-navideños a continuación:

NUEVA YORK

Seguramente es la ciudad más visitada en Navidades en el mundo. El gigantesco árbol de Navidad de Rockefeller Center o las pistas de patinaje por el centro de la ciudad son dos de las imágenes que nos vienen a la cabeza si pensamos en la Gran Manzana navideña. En esas fechas yo aprovecharía para autorregalarme un capricho gastro-navideño y buscar un buen restaurante, como The River Café con vistas al puente de Brooklyn, para degustar un plato de pavo relleno (roast stuffed turkey). Sin olvidarnos de probar las propuestas culinarias de los puestos callejeros. Yo he visitado Nueva York pero os recomiendo que paséis por el blog La5thconBleckerSt, propiedad de una chica auténtica profesional de esta ciudad.

RIVER

El restaurante The River Café. Fuente: The River Cafe.

LONDRES

Seguramente disfrutar de las Navidades en Londres es lo más parecido a vivir de golpe esa experiencia en muchas ciudades a la vez. Por sus calles se puede encontrar cocina india, pakistaní, china, italiana y japonesa, entre otras, pero si uno quiere disfrutar realmente de la gastronomía típica de esta época tiene que aventurarse con un buen plato de pavo, comerse de postre un Christmas pudding y acabar la noche con unas galletas mince pice. Un buen lugar donde pegarse el homenaje festivo en Londres puede ser en el establecimiento Fortnum and Mason, ya sea con una cena en alguno de sus restaurantes, con un afternoon tea navideño o simplemente comprando regalos gourmet.

pavo

Pavo preparado para llevar. Fuente: Fortnum and Mason.

PARIS

La capital francesa la visité hace unos años en Navidades. Un espectáculo. El alumbrado del paseo de los Campos Elyséos y la Torre Eiffel te engancha y no te deja notar ni el frío. En aquella ocasión no tuve la oportunidad pero si mis próximas fiestas las pasara en Paris, no dejaría de experimentar la experiencia de comer o cenar en uno de los cruceros por el Sena que se realizan a diario. Para los más golosos, os recomiendo probar los troncos de navidad, llamados La bûche de Noel, de la pastelería Pierre Hermé. De paso se pueden comprar unos cuantos macarons como souvenir, pues fue este pastelero el que los elaboró por primera vez en el mundo.

Troncos de Navidad de Pierre Hermé.

Troncos de Navidad de Pierre Hermé.

VIENA

A diferencia de las demás ciudades, ésta la tengo pendiente. La capital del Danubio se llena de Weihnachstmärke, mercadillos navideños en los que, además de los típicos productos y regalos navideños, se expone y vende repostería tradicional austríaca. Para sacarle partido al frío en esos días festivos, yo aprovecharía para probar el efecto que tiene en nuestro cuerpo el vino caliente (punch), típico de esta zona. Si en cambio sois más de calefacción, una visita a la cafetería del Hotel Sacher para degustar la tarta Sacher de chocolate puede ser la mejor opción.

30

Sachertorte. Fuente: Hotel Sacher.

 

About the author

Arantxa Ruano Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más... Arantxa Ruano

1 Comentario

  1. Juan
    Noviembre 29, 2013, 5:48 pm

    Me apunto a Viena!! Sin pensármelo, y así matamos dos pájaros de un tiro, la visitamos y disfruto de uno de los postres más buenos (para mi..) jeje
    Cuando vamos?? 😉

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email