Café Le Bistrot (Girona)


El restaurant Le Bistrot es un buen sitio para comer un menú económico por el casco antiguo de Girona. Más de una vez había pasado por delante de este local y siempre me lo había quedando mirando por su semejanza a una antiguo bistrot de principios de siglo. Se encuentra un poco apartado, junto a la escalinata que sube a la iglesia de Sant Martí, y quizás pase inadvertido pero es parte de su encanto. Fuera del local tienen colocadas normalmente un par de mesitas que aún lo afrancesan más.

Nosotros comimos un mediodía de sábado. El local, decorado a la antigua también, es grande, más de lo que parece y nosotros nos lo encontramos bastante lleno. El menú tenía para elegir entre 7 primeros platos, 7 segundos y unos 11 postres; una gran variedad y todo ello con pinta de que fuera de elaboración propia.

Lo que comimos nosotros (2 personas):

Pastel de calabaza con salsa de queso. El pastel, de poca consistencia, estaba buenísimo; lo sirvieron tibio y con una salsa de queso caliente, más bien fuerte de sabor.

Crema tibia de zanahoria. En la carta ponía “crema de carrota” dejando claro que se trata de un lugar con aires afrancesados. La crema, tirando más bien a líquida, estuvo bien.

Libritos de lomo rellenos de queso manchego. Unos libritos diferentes, hechos a la plancha y rellenos de queso manchego. Estaban buenos pero yo desde aquí voy a revindicar que todos los libritos deberían hacerse con pollo y no cerdo, ¡arriba los libritos de pollo y abajo los de lomo!

Magret de pato con reducción de cassis. Sinceramente no he sabido que era el cassis hasta ahora que lo he buscado en la superenciclopedia llamada internete. Se trata de un tipo de grosella negra con lo que la reducción le pegaba bastante al magret, todo aquello que se asemeje a la frambuesa le va bastante bien al magret de pato. El magret lo sirvieron tibio (a mí personalmente no me gusta tibio) pero estaba bien cocinado. Me extrañó ver este plato en el menú porque normalmente no se suele ver en menús económicos, supongo que por el precio. Venía acompañado de arroz blanco que no probé para nada, no creo que sea el mejor acompañamiento pero no se le puede pedir más a un menú económico.

Mousse de limón. Una ración exagerada de mousse de limón que tenía toda la pinta de ser de propia elaboración. Bien de sabor.

Flan de yogur con salsa de naranja. Una grata sorpresa como postre, un flan (aunque también se le podría llamar pudin) ácido pero a su vez suave, que iba regado con una salsita hecha con naranja. Muy bueno.

Precio (2 personas): 28,00 euros, sin cafés. Ahora entiendo porqué la mayoría de veces que pasaba por delante había gente esperando para comer; se come bien y barato. Si tengo la oportunidad probaré el ir a cenar porque por lo visto hacen torradas muy buenas y también económicas.

Café Le Bistrot

Pujada de Sant Domenec, 4
17004 Girona,

Tel: 972 218 803

About the author

Arantxa Ruano Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más... Arantxa Ruano

4 Comentarios

  1. Xavier
    Julio 23, 2011, 2:34 pm

    Magnífico bloc. Voy a leérmelo cada vez que tenga alguna duda sobre dónde hay que ir a comer. Por cierto, el pasado martes estuvimos en el Miramar de Llançà y las dos estrellas Michelin más que justificadas. Una última cosa y sin ánimo de polémica: en Girona ciudad (yo soy de allí, vivo a 50 metros del Cul de la lleona) una zanahoria es una “pastanaga” (en plural pastanagues) de toda la vida. Lo de carrota es un afrancesamiento (“carotte”) que se utiliza en algunos pueblos, pero nunca en Girona ciudad. Estuvisteis en “Le Bistrot”, magnífico restaurante con aire afrancesado, como bien dices: Lo de carrota queda, pues, bastante claro.

    Responder a este comentario

  2. Arantxi
    Julio 24, 2011, 1:13 pm

    Gracias por el apunte Xavier! Ahora lo cambio para que se entienda. Un saludo y gracias por pasar por aquí 😉

    Responder a este comentario

  3. Anonymous
    Agosto 6, 2012, 5:09 pm

    No es la primera vez que voy, de hecho he ido muchas veces al Le Bistrot al largo de mi vida. Pero hacía mucho tiempo que no iba. Fuí con un buen amigo mio que vino a visitar la ciudad para mostrarle un restaurante que hasta el sábado opinaba como emblemático y con muy buena relación calidad – precio de mi ciudad: Girona. Me llevé una gran desilusión cuando, por 38 euros cada uno, comimos :

    – Jamón de pato : nos sirvieron dos tostadas untadas con tomate y aceite y con 4 lonchas de jamón de pato cada una.

    – Mousse de escalibada: dos trozos de tipo pudding como recién sacados de una lata de conserva, aceitosos, que nada se parecía al sabor de una buena escalibada. Y de mousse tenían poco.

    – Un plato escaso de embutido que ni de buen trozo es del mejor que se puede encontrar en Girona.

    – Un “bistec ruso” de ternera, que más que bistec era una mini-hamburguesa.

    En la carta ni se ofrecía pescado, y solamente 4 platos de carne. Estaba repleta de crepes y pizzas, no ofecían nada más.

    Postres: Lo mejor que comimos, un sorbete de frutos del bosque y helado de café.

    Y el servicio pésimo: cada vez que se acercaban a nuestra mesa venía una chica distinta.

    Sinceramente, o cambian la cocina y el servicio, o uno de los restaurantes que hasta hoy Girona tenía como referencia se perderá.

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email