La Marimorena (Sant Boi de Llobregat, Barcelona)


Un restaurante tipo bistró con una carta de platos contundentes, que mezclan tradición y modernidad

Interior del local.

Interior del local.

Soy una ferviente defensora de la gastronomía de mis alrededores. Cierto es que suelo frecuentar mucho más restaurantes de Barcelona, pero nunca olvido que por el Baix Llobregat todavía me quedan por pisar muchos locales donde se come bien. Sant Boi de Llobregat, municipio al oeste de la city, no está a más de 20 kilómetros del centro de la ciudad condal. A todos aquellos que disfrutáis del buen jalar, os invito a coger el coche y desplazaros hasta allí para probar La Marimorena. Mi amiga Sariqui me dio un día la pista de este restaurante relativamente nuevo. Mi memoria -que para estas cosas retiene muy bien- me dla trajo de nuevo un día y allí estábamos un viernes noche.

Buena señal es que llames por teléfono por la tarde y te digan que la sala interior está completa. Nos indican que, si no es molestia, cenaremos en la parte del vestíbulo donde hay sólo dos mesas. No problemo. Efectivamente, el restaurante La Marimorena tiene dos espacios separados por un pasillo y una mesa de servicio, donde se posan sugerentes botellas de vino. Otra buena señal. Suelo de baldosas en blanco y negro, cristaleras, luces tenues, madera pintada… un lugar que bien pudiera ser un bistró francés por su aspecto.

Releeo la carta -porque tengo esa fea costumbre de ir con los deberes hechos y revisar la oferta culinaria en internet- y todos los platos nos llaman a gritos. “Cinco minutos más por favor, que tenemos problemas”, sonreímos. La carta nos pone el estómago en la línea de salida. Cazuelitas de contundente cocina de tradición para compartir, montaditos y tostadas con foie o sardina ahumada, platillos y platos con mucho producto local, del mar (arroz, bogavante, pulpo, ortiguillas…), de la montaña (ceps, butifarra, caracoles,..) y del cerdo (callos, oreja, morro,..). Para empezar y no acabar.

Llegan a la mesa unas grandes y singulares aceitunas verdes que devoramos. ¿No habéis pensado nunca que estas aceitunas que se sirven al inicio representan, normalmente, muy bien el éxito o el fracaso de una comida? En el caso de La Marimorena así fue. Las sensaciones posteriores fueron en consonancia con el aperitivo servido.

Probamos un poco de todo. Para compartir, que es a lo que invita su oferta de platos.

Tartar de salmón y aguacate.

Tartar de salmón y aguacate. Un habitual de las cartas de ahora que no suele fallar, como aquí.

Croquetas de pulpo

Croquetas de pulpo. Con más presencia de pulpo (tropezón y sabor) de la que esperábamos.

Carpaccio de huevos fritos

Un sorprendente carpaccio de huevos fritos. Con gambas, hilos de patata frita, piñones y muuuuucha yema. Puro espectáculo.

Cazuelita con caracoles picantes.

Cazuelita con caracoles picantes. Suculentos y sustanciosos.

Fideuá negra.

Fideuá negra. Acompañada de un buen gambón y una capa de alioli gratinado.

Hambuguesa de pato con foie y cebolla caramelizada.

Hambuguesa de pato con foie y cebolla caramelizada. Fue el único plato que no llegó al nivel de los demás, por el pan y la seca carne. Una lástima.

Brownie con salsa de yogur y menta.

Brownie con salsa de yogur y menta. Buen antagonismo.

Precio (3 personas): 81,95€. Por persona salió a unos 27 euros, compartiendo los seis platos y un postre, además de un par de copas de vino y tres refrescos. Quedamos sobradamente saciados. De hecho, al restaurante La Marimorena volveremos otro día en busca de más “energía”, ¡porque sus platos son bien potentes! Una singular mezcla de cocina tradicional y moderna, donde platos como el carpaccio de huevos lían la marimorena en la mesa. El próximo día, nada de compartir ese plato 😉

La Marimorena

Sant Ramón, 145
08830 Sant Boi de Llobregat (Barcelona),

Tel: 936 306 606

About the author

Arantxa Ruano

Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más…
Arantxa Ruano

8 Comentarios

  1. Baco y Boca
    julio 11, 2014, 6:38 am

    Lo tenemos en la lista, como 539 más… ese es el problema 😉

    Responder a este comentario

  2. Sariqui
    julio 11, 2014, 7:40 am

    Gracias por la mención guapa y me alegro de que te gustara, es uno de mis preferidos de Sant Boi.
    Petonets

    Responder a este comentario

  3. Josep
    julio 15, 2014, 4:53 pm

    Tinc pendent quedar amb una amiga de Sant Boi. Em sembla que ja sé on anirem.

    Responder a este comentario

  4. Juan
    julio 18, 2014, 11:52 am

    Como bien dices arantxi la próxima un plato de huevos para cada uno, y con el cesto de pan (pan de verdad) que nos trajeron ya sólo podría superarlo con unos trocitos sutiles de chorizo uhmmmm
    Muy bueno el sitio y una recomendación, los platos son generosos, no os quedaréis con hambre si pedis menos de lo que nosotros tres pedimos.

    Responder a este comentario

  5. Juan
    julio 18, 2014, 12:10 pm

    Como dice arantxi, la próxima vez que la visitemos un plato de huevos para cada uno que junto al cesto de pan (pan de verdad) y esas patatitas uhmmm tremendo!! Sólo superable si le añadiesen un poquito de chorizo, entonces ya… ;))
    Sólo unas recomendación, nosotros nos pasamos pidiendo y no hace falta pues los platos son generosos

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email