Tramonti 1980 (Barcelona)


La comida italiana está entre mis favoritas. No me canso de ella, ni de la pasta ni de las pizzas ni de sus quesos, ni de su vinagre de módena… Desde que fuimos a Italia ando buscando por Barcelona un restaurante italiano donde pueda comer igual (o casi igual) de bien que lo hice allí.

Antes de que acabase el año fuimos a Tramonti 1980, un restaurante italiano en plena Diagonal, junto a Francesc Macià. Con un servicio correcto y simplemente correcto, disfrutamos de una cena con altibajos.

Entrantes:

Carpaccio de ternera. Bueno pero con un aliño un poco soso.

Tomate, mozzarela y aguacate. Sorprendente entrante con el que disfrutamos mucho. Muy buena combinación de ingredientes, buen producto y cuidada presentación. Desde que descubrimos este plato en casa lo hemos preparado varias veces (el aguacate tiene que ser “del bueno”!).

Spaghetti con langostinos. Plato escogido en el apartado de “platos del día”. Tenía muchas ganas de disfrutar de buena pasta con marisco y recuerdo que los primeros bocados a este plato no me entusiasmaron, pero a medida que fui devorándolo me resultaba más rico. Con tomate natural, gigantescos langostinos, ajos y pistacho picado (un gran toque!), fue para mí el mejor plato de la cena.

Rissotto al cava. Buen plato pero que, por su falta de sabor, no llegó a la altura del que pudimos disfrutar en Florencia.

De postre tomamos un tiramisú para compartir, un tiramisú que tampoco dislumbró.

Precio (2 personas): 74,85 €. Como siempre digo, en un restaurante depende mucho de lo que te pidas para salir contento o no. Yo salí contenta de Tramonti 1980 porque disfruté del plato de pasta muchísimo, pero reconozco que fue caro y el resto de platos no estuvieron a la altura.

Restaurante Tramonti 1980

Avenida Diagonal, 501
08029 Barcelona,

Tel: 93 410 15 35

About the author

Arantxa Ruano

Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más…
Arantxa Ruano

3 Comentarios

  1. Sorokin
    febrero 16, 2010, 12:38 am

    Es cierto, Arantxi, la comida “italiana” que se come fuera de Italia, en general no está a la altura de la que se come allá. Mucha pizza, mucha pasta y muchos lugares comunes facilones y poco trabajados.

    Caponatas de verduras, por ejemplo, ¿en qué restaurante italiano de España, Bélgica, Francia, Inglaterra, etc… se puede comer una caponata como la que hacen en el restaurante mas simple de Sicilia? ¿Y la pasta? ¿Dónde hay una cosa tan tonta como “pasta e ceci” o “pasta e lentichie”?. Si has visto “Rufufú” (I soliti ignotti), te acordarás que toda la operación se va al garete porque en la cocina había “pasta e ceci” (pasta con garbanzos) 🙂 Y eso, por mencionar sólo los platos populares.

    En fin, supongo que es como ir a un resturante “español” de Bruselas y pedir un cocido.

    Responder a este comentario

  2. Juan
    febrero 16, 2010, 12:16 pm

    Que mas se puede decir.. Sorokin lo explica
    perfectamente, cuando has probado el original
    todo lo demás son intentos, (algunos muy logrados).
    aunque no se puedan comparar si que he de
    decir que en algunos platos pueden sorprenderte,
    como en el plato de aguacate en mi caso.

    Responder a este comentario

  3. jlastras
    junio 8, 2011, 8:03 am

    Arantxi, que casualidad. Curisosamente he visitado este restaurante esta semana, un día cenando solo y me ha gustado. Tanto las Sardinas en saor como la pasta bastante bien, y el sitio agradable.

    Como dices seguro que tiene que ver con los platos. Si quieres ver mi artículo está en http://www.ellaboratoriogastronomico.com/2011/06/08/restuarante-tramonti-1980-en-barcelona/

    Saludos.

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email