Antic Celler (Cornellá de Llobregat, Barcelona)


Un pequeño templo del vino donde comer de manera informal con buenos embutidos y encurtidos

No todos los días va a ser lo mismo. No todos los días vamos a querer sentarnos en una mesa y jalar plato tras plato hasta pedir postre y cuenta. Nuestra gula gastronómica varía como lo hace nuestro ánimo. Aunque no por ello van en consonancia. Lo que sí es bien cierto es que una cosa lleva a la otra.”Póngame una copita de vino y una tapa de jamón” y ya verás como pasas de no querer sonreirle a nadie a enviar emoticonos de sonrisas por whatsupp a todos tus amigos.

Cada vez que hemos pisado el Antic Celler en Cornellá de Llobregat, hemos salido con esa pequeña pero grandiosa dosis de felicidad. La culpa de tal embriaguez -nunca mejor dicho- viene por el buen hacer de esta gente que tan bien nos hace bailar a todos con el dueto formado por el buen vino y el buen tapeo.

En el Antic Celler, con un local más bien reducido, no tienen cocina pero ello no resta. Se satisface el apetito del comensal con embutidos, encurtidos, ahumados, quesos y otras delicias que no necesitan cocción pero sí una buena bodega para su acompañamiento. Cada vez que hemos decidido deleitarnos con un trozo del Antic Celler, por nuestra mesa ha rodado una botella de vino diferente, sugerencia de la casa tras escuchar nuestros gustos. Un acierto tras otro, sólo puedo decir. Su bodega recorre España de punta a punta y con rangos de precio que van desde los 10 euros hasta los 200 euros. Pero no os asustéis, que ellos se adaptarán a vuestro bolsillo tanto si queréis solo una copita como un festival báquico.

Comer de manera informal se comprende más cuando se hace desde un taburete alto y una barra de madera, como ocurre en este restaurante. Parece que así la conversación fluye mejor en la mesa (o quizás sea el vino el que produzca ese efecto). Sea como sea, del Antic Celler es esencial probar sus boquerones, servidos con un poco de cebolla y fruta y su tabla de embutidos con jamón ibérico y cecina.

Boquerones en vinagre, con un aliño especial a base de cebolla y fruta. Buenísimos.

Boquerones en vinagre, con un aliño especial a base de cebolla y fruta. Buenísimos.

Sorbet, uno de los vinos que nos ofrecieron el último día. Voló..

Sorbet, uno de los vinos que nos ofrecieron el último día. Voló..

Tabla de quesos.

Platillo con dos variedades de quesos.

Tabla de embutidos.

“Tabla JLC”, con jamón ibérico, lomo y cecina. Muy buen embutido.

Piquillos rellenos de ventresca de atún con vinagreta de tomate.

Piquillos rellenos de ventresca de atún con vinagreta de tomate.

Coulant de chocolate servido con sal, aceite de oliva y pimienta roja (esta última un pelín en exceso).

Coulant de chocolate servido con sal, aceite de oliva y pimienta roja (esta última un pelín en exceso).

Las veces que hemos ido, la cuenta ha rondado los 15 euros por persona compartiendo platillos y con vino. Definitivamente, el Antic Celler es un lugar donde escaparse de vez en cuando de la monotonía culinaria que nos ofrecen muchos restaurantes. Y es, además, un buen lugar donde coger práctica con el buen bebercio y acostumbrar nuestra boca -si es que no lo está ya- a la cata de vinos.

Antic Celler

Calle Ramoneda, 69
08940 Cornellá de Llobregat (Barcelona),

Tel: 93 375 62 59

About the author

Arantxa Ruano

Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más…
Arantxa Ruano

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email