Kilo Restaurante (Barcelona)


Los prejuicios son muy malos. Hay que intentar no crearse en la cabeza ideas preconcebidas porque lo más probable es que nos equivoquemos. Y esto se adapta a todo lo que ocurre en nuestra vida. Inclusive los restaurantes. Y precisamente fue lo que me ocurrió con Kilo Restaurante. En mi cabeza había imaginado que este nuevo local de Barcelona había aterrizado en esta ciudad como un restaurante más moderniqui con cocina presuntuosa y poca calidad. Y qué bueno fue visitarlo para darme cuenta de que estaba completamente equivocada. Mis perdones.

Calidad en la atención, local agradable, carta bien compensada, platos muy bien elaborados y creatividad. Kilo Restaurante lo engloba todo y además está en el centro de Barcelona. Yo acudí junto a un par de amigas a comer un sábado al mediodía pero creo que este local se ajusta perfectamente a cualquier comida familiar, de negocios o cena. Su decoración y carta se adaptan a todo. Un privilegio de lugar en medio de la calle Balmes.

Compartimos varios platos de su carta:

P1140299

Huevos rotos DO Calaf con Idiazábal y cebolla Krispy. Huevos en su justo punto, ni muy hecho ni poco. Excelentes.

P1140300

Foie micuit con texturas de higos. Buenísimo.

P1140303

Raviolis crujientes de brie y trufa. Excepcionales.

P1140305

Tartar de atún Bluefin con mango y aguacate. El mejor plato de la comida, sin duda.

P1140306

Arroz cremoso de parmesano y trufa. Impresionante.

Nos costó elegir los platos para compartir porque la carta es bastante apetitosa y todas las sugerencias eran dignas de probar. Cada uno de los platillos que aterrizó en nuestra mesa fue gustosamente devorado y ninguno de ellos bajó del nivel “buenísim0”. No es fácil encontrarse con esta situación y menos en un lugar como es el centro de Barcelona. Los postres no bajaron el listón alcanzado con los primeros platos y resultaron ante todo creativos gracias a la presencia del llamado “postre de los sabores”. Por recomendación del servicio, pedimos un postre más, para compartir, porque el anterior no es más que un juego (¡muy divertido por cierto!) y había que meter algo dulce en el cuerpo 😉

P1140308

Postre de los sabores. Si se adivinan todos, no se paga este postre. Genialísimo.

P1140310

Tatín de manzana. Los tres elementos del plato no perdían protagonismo.

Precio (3 personas): 82,40€. Salimos a unos 27 euros por persona. Todos los platos resultaron más que buenos y eso hizo que viéramos la cuenta con buenos ojos y nos resultara un precio justo. A la oferta culinaria no se le puede poner ninguna falta, al local, cuidadosamente decorado y tranquilo, tampoco, ni al servicio… Sinceramente, los dueños de Kilo Restaurant pueden estar bien satisfechos: han conseguido reunir todas las cualidades que un buen restaurante debe ofrecer al comensal para que salga satisfecho.

Kilo Restaurante

calle Balmes, 165
08008 Barcelona,

Tel: 93 222 17 95

About the author

Arantxa Ruano Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más... Arantxa Ruano

5 Comentarios

  1. Monica Martinez
    Mayo 22, 2013, 2:23 pm

    Qué pena no haber podido ir…me da mucha envidia 🙁

    Responder a este comentario

  2. Jordi O.
    Mayo 22, 2013, 5:23 pm

    Que buena pinta tiene todo!!!!

    Responder a este comentario

  3. PAloma
    Mayo 30, 2013, 4:35 pm

    Me lo apunto…no tardaré en ir a probarlo…mmmmm

    Responder a este comentario

  4. mònica
    Septiembre 5, 2013, 10:55 am

    Hola!
    fui en dos ocasiones y es recomendable como lugar para menú de mediodía (18€/pax) fórmula que podrían hacer extensiva a SyD. En cuanto a la elección a la carta, 5 platillos para 3 personas es insuficiente, según la proporción que la camarera nos aconsejó a mi pareja y a mí: 5 platillos para 2! No tomamos vino, ni postre, ni café, nos salió por 56 y el ratio precio vs calidad sale disparado. Elegimos no tomar postre porque la calidad, creatividad y proporciones de los platillos nos sugerían que se aplicaría dicha regla al que para mí es la guinda de una buena comida.. y preferí ir a una de mis pastelerías favoritas de la zona y sacudirme la decepción.

    Responder a este comentario

  5. Cenar en Barcelona
    Julio 8, 2016, 3:52 pm

    Te falta probar el chuletón! Espectacular! También te recomendaríamos el tataki de salmón. De los platos que tú probaste, probamos los raviolis de brie y trufa y no nos gustaron tanto.

    Por cierto, me encanta el nombre de tu blog! 😉

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email