Comiendo en el mercado de Tsukiji (Tokio)


Visitar el mercado de Tsukiji es de esas cosas que uno no puede dejar de hacer si viaja a Tokio. Nosotros dejamos esta visita para el último día (el mismo día que cogíamos el vuelo de vuelta) para quedarnos con buen sabor de boca, nunca mejor dicho. Por suerte o por desgracia, nos encontramos que aquel día, un domingo, la lonja estaba cerrada y el mercado medio abierto. Lo malo fue que nos quedamos sin ver el espectáculo de la lonja y lo bueno fue que pudimos disfrutar tranquilamente de los puestecillos del mercado que estaban abiertos, porque según nos contaron en un día normal suele ser dificultoso moverse por las callejuelas del mercado.

Después de pasearnos por las callejuelas, decidimos probar el que dicen que es el mejor sushi del mundo. No nos costó mucho decidir en qué bar de sushi íbamos a comer porque antes de entrar en el local habíamos presenciado cómo los empleados del bar cortaban un atún en vivo y en directo y nos pareció que aquel bar estrechito, con su barra de madera auténtica, era el idóneo.

El mantelillo de plástico donde te sirven se usa a modo de carta (ya sé que parece una tontería, pero esta idea a mí me parece fantástica: ¡ahorro de espacio y ahorro de tiempo a la vez!). Una carta sencilla, clara y concisa. Cada uno de los niguiris venía con su precio, su descripción en inglés y su fotografía.

Fanáticos nosotros del atún, pedimos niguiris de los cuatro tipos de atún que había. Allí mismo, delante nuestro, el chico escogió el pescado, montó el arroz que ya tenían preparado en un gran cuenco y en un plis plas teníamos nuestro sushi delante nuestro.

Lo que distinguía, a primera vista, a cada uno de los niguiris, era la veta de grasa y el color del atún. El de gama alta costaba unos 5 euros pero su gusto era tan fino, tan auténtico. Se deshacía en la boca… impresionante.

Una diferencia con respecto a los que estamos acostumbrados que nos sirvan en los restaurantes japoneses de nuestro país, es que estos niguiris venían todos acompañados de wasabi. En algunos entre el arroz y el pescado (¡escondido!) y en otros por encima. Pero a diferencia de ello, el wasabi resultaba agradable. Me pareció que no picaba tanto.

No sólo probamos atún, también le dimos al salmón, nuestro segundo pescado favorito. Incluyendo un niguiri de huevas de salmón. No nos atrevimos con más tipos de pescado, aunque tampoco nuestro estómago daba más de sí.

Pagamos unos cincuenta euros (2 personas), repitiendo alguno de los de atún. Quizás parezca caro por sólo comer niguiris. pero por la calidad del pescado, la variedad, la calidad del arroz (que aunque no haya hablado de ello, tiene su importancia en el montaje de los niguiris), el servicio, el ambiente del sitio, la limpieza, el espectáculo…. todo cuenta y yo volvería a pagarlos gustosamente.

Y volvería a Japón. Entrada dedicada a ellos, a Japón, a los japoneses, porque los malos momentos pasan y los buenos vuelven.

About the author

Arantxa Ruano

Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más…
Arantxa Ruano

9 Comentarios

  1. starbase
    marzo 16, 2011, 5:09 am

    Pues me uno al recuerdo y la dedicatoria, unos nigiris excelentes (la vetita del salmón… oh!!!!)

    Responder a este comentario

  2. Sergio
    marzo 16, 2011, 11:22 am

    que pintaza tienen esos niguiris!

    Responder a este comentario

  3. Sorokin
    marzo 16, 2011, 11:48 am

    Me lo perdí, porque parece que para ver la lonja en plena actividad hay que levantarse a las cinco de la mañana y, lamentablemente, a mí eso de levantarme temprano no me mola nada. Aún contando con que las cinco de la mañana de Tokio son como las diez de la noche de aquí, al cabo de tres días ya me había hecho al horario de allá.

    Espero que Japón se recupere pronto de toda este follón en el que están metidos.

    Responder a este comentario

  4. Alba
    marzo 16, 2011, 5:31 pm

    Hola!

    la web de la tarta es http://www.sugarmur.com/ y tiene muchas recetas!!!

    Responder a este comentario

  5. Delikat Essences
    marzo 17, 2011, 5:23 pm

    Increíble la distinta calidad del atún, que manera de hilar tan fino y como se ven de buenos esos niguiris. Has tenido mucha suerte con tu viaje Arantxi, si yo algún día piso Japón, seguro que me encontraré un país muy distinto, pasará tiempo hasta qeu todo cicatrice. Me uno al homenaje. Un abrazo

    Responder a este comentario

  6. Viena
    marzo 17, 2011, 8:28 pm

    Bonito homenaje Arantxi, a este pueblo que hoy sufre. Como dice Delikat, sobrecoge pensar que si viajamos allí en adelante, encontraremos un país diferente, azotado por la tragedia y que quede ahí la cosa, todavía estoy encogida con los riesgos que siguen acechando.
    Han sido demasiadas cosas como para poder asimilarlas y aún así, ellos siguen en pie.
    Imagino que aún vosotros estaréis más impactados después de haber viajado allí, y sabiendo como os gusta Japón.
    Se hace la boca agua con las fotografías de este atún.
    Un beso.

    Responder a este comentario

  7. Juan
    marzo 18, 2011, 1:30 pm

    Por lo que vivimos y la gente que conocimos sabemos que saldrán adelante y mucho antes de que nosotros podamos volver, seguro, pues un pais tan maravilloso hay que volverlo a visitar, por su gente, su cultura y como no su comida!!
    Los niguiris que probamos, puede que haya gente que les parezca caro pero como dice arantxa, pagas por todo, el lugar, la atención y la calidad de la comida, que cualquiera que entienda un poquito, sabria apreciar.

    Responder a este comentario

  8. Anonymous
    marzo 23, 2011, 5:31 pm

    Una pregunta, como se llamaba el restaurante donde comiste el sushi?? Mil gracias!!

    Responder a este comentario

  9. Arantxi
    marzo 24, 2011, 4:47 pm

    Me sabe mal pero somos incapaces de acordarnos del nombre, sino ya lo habría publicado. Buscaré entre las fotos si alguna de ellas viene la calle o algo que nos oriente.

    Lo siento!

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email