Don Peppone (Rubí, Barcelona)


Quizás el post de hoy venga algo influenciado por el cariño que le tengo a este restaurante, no por lo que vale sino por lo que representa. Esta pizzería-brasería significa el inicio de mi andadura por el mundo de la gastronomía. Nos llevaron una vez, sin todavía tener afición a visitar restaurantes, y desde entonces no hemos dejado de ir: para celebrar aniversarios, cumpleaños, con la familia, etc. Es uno de nuestros favoritos aunque de estas últimas veces alguna nos ha fallado (concretamente un sábado que fuimos sin reserva y tenían el local a tope y nos colocaron en la planta de arriba junto a un cumpleaños bastante molestoso).

Sí que es verdad que a medida que ha ido pasando el tiempo, hemos frecuentado menos este restaurante. Al principio solíamos ir cada mes pero desde hace un tiempo ya no vamos tanto. Quizás porque ahora nos gusta experimentar más que antes probando nuevos restaurantes o simplemente porque ahora hemos descubierto mejores restaurantes.

Hace un par de semanas, creo que era martes, fuimos a dar una vuelta por la zona de Sant Cugat y como hacía ya un tiempo que no comíamos en el Don Peppone, decidimos acercarnos.

Aperitivo: Nos pusieron unas copas de cava (cava Rigol, me quedé con el nombre y justo hoy lo he visto en un bar también. Lo he buscado por internet y la verdad es que no he encontrado una foto para ponerlo). Me pareció muy rico porque a mí normalmente no me suele sentar muy bien el cava y este, como era flojillo, me gustó.

Entrantes: Ensalada Don Peppone y Esqueixada. La ensalada está compuesta sencillamente de pasta, huevo, lechuga, jamón york y salsa rosa. A Juan siempre le ha gustado y la verdad es que es una de las pocas ensaladas de pasta que la pasta está hecha, como dicen, al dente. La esqueixada, en cambio, es uno de mis platos favoritos de este restaurante. Creo que por la salsa de tomate natural que la cubre y los trocitos perfectamente cortados de pimiento, cebolla y tomate. No me defraudó de nuevo.

Segundos: Osobuco con Sanfaina y Solomillo en base de hojaldre con foie fresco y salsa oporto. Por supuesto, este último plato fue el mío. El osobuco recuerdo que a Juan no le acabó de cuajar mucho. Decir que era un plato que se incluía en el menú de cada día y que él se esperaba algo más. El solomillo, perfectamente presentado, estaba muy rico. Quizás la carne demasiado hecha para mi gusto pero la combinación solomillo-hojaldre-foie es, y fue, perfecta.

Postres: Tiramisú. Este restaurante se caracteriza por tener una amplia carta de postres, casi todos caseros. Una de las cosas que más nos impresionó las primeras veces que fuimos fue su carretilla de postres que te encuentras justo al entrar. Yo no soy mucho de postres pero en el Don Peppone siempre me pido el tiramisú, porque me encanta cómo lo hacen, con una cantidad increíble de queso mascarpone, y presentan, en copa. A más a más, Juan descubrió en este restaurante su postre favorito (hasta el momento): la Tarta Sacher.

La cuenta ascendió a 44,06 euros (2 personas, sin vino pero con refrescos y cafés). Una buena relación calidad precio que quizás se ve algo influenciada por el aprecio que le tenemos a este lugar.

Restaurante Don Peppone

calle Penedés, 4
08191 Sant Cugat (Barcelona),

Tel: 93 699 00 86

About the author

Arantxa Ruano Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más... Arantxa Ruano

1 Comentario

  1. encantadisimo
    octubre 8, 2008, 8:03 pm

    Pues sí, parece que goza de una buena relación calidad/precio. Me lo apunto. Me ha parecido muy tentadora la esqueixada.

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email