Memorias de China (Barcelona)


Desde que el imperio del wok aterrizó en nuestras ciudades, ir a un restaurante chino a comer o cenar se ha convertido en todo un reto. Donde yo vivo todos los chinos se han reconvertido sustituyendo sus rollitos de primavera por sushi o un sucedáneo del mismo. A algunos les habrá hecho feliz este cambio de roles pero a otros, como es mi caso, nos han dejado un poco huérfanos.

Memorias de China es un restaurante que suplirá todas esas necesidades que un buen chino-adicto requiera: rollitos de primavera, fideos al estilo chino, empanadillas, carnes con verdura entre otros. Platos sobradamente conocidos por todos gracias a esos años y años de restaurantes chinos y comida rápida a domicilio. A ellos se unen platos de marisco y pescado junto a una selección de creaciones a base de pato.

Dos grandes salones, uno interior y otro exterior, son los espacios que tiene Memorias de China para disfrutar de su comida. Dragones, lámparas de araña, sillas y mesas de mimbre, cortinas y techos ornamentales se mezclan con un cierto clasicismo. Uno no se siente atacado por la decoración como sucediera con los chinos de antaño.

IMG_3412_wm

Sopa de la casa con wonton de langostino, buena aunque con exceso de grasa.

IMG_3413_wm

Empanadillas de carne y verdura, muy buenas.

IMG_3415_wm

Tiras de ternera frita con salsa exótica (agridulce y picante), ¡espectaculares!

IMG_3416_wm

Langostinos al vapor con ajillo y cebollitas, buenísimos.

IMG_3418_wm

Pollo al limón, tierno y muy ácido.

IMG_3420_wm

Pan chino, bien.

IMG_3423_wm

Sopa de melón con helado de manzana. Muy digestivo y bueno.

IMG_3427_wm

Buen café servido con nueces caramelizadas. Final perfecto.

Precio (2 personas): 71,50€ con una botellita de 3/8 de vino Viña Esmeralda y una botella de agua. Gran diferencia en calidad de producto y ejecución de platos respecto a los tradicionales restaurantes chinos de barrio. Agradecidos estuvimos de no encontrar excesos de salsa de soja ni grasas (excepto en la sopa), verdaderos culpables del desagradable regusto al final de las comidas orientales, en general. La cena en Memorias de China se convirtió en una velada perfecta gracias también al trato recibido. En definitiva, un chino de calidad.

Nosotros no nos atrevimos a probar los platos de pato pues el precio era elevado y no sabíamos cómo iba a ser el resultado. Vista la experiencia, en nuestra próxima visita nos aventuraremos con el pato laqueado a la pekinesa o pato macerado con especias.

Memorias de China

calle Lincoln, 17
08007 Barcelona,

Tel: 93 685 47 16

About the author

Arantxa Ruano Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más... Arantxa Ruano

2 Comentarios

  1. encantadisimo
    agosto 2, 2013, 3:48 pm

    Efectivamente, Memorias de China es un chino de calidad que no tiene nada que ver con los restaurantes chinos de barrio. Quizás todos los platos no rayen al mismo nivel pero hay unos cuantos (entre una amplia oferta) que son espectaculares. Probablemente sea el mejor chino de BCN en cuanto a calidad (después de Shangai) aunque en un tono menos sofisticado y también menos caro que aquél.

    Responder a este comentario

  2. Carlos
    agosto 13, 2013, 5:39 pm

    El precio me parece tremendamente caro para ser un chino. (que por cierto me encanta la comida china)

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email