Roast beef o rosbif


Y si el día de Navidad la sopa de galets rellenos triunfó en la mesa (y en el paladar de mi familia), ni os cuento lo qué pasó con el roast beef.

Todos los platos que cocino tienen una razón de ser; quiero decir que para llegar a ellos y tomar la decisión de cocinarlos, siempre hay detrás una pequeña historia. En este caso, días antes de Navidad, mi jefe me explicó que en su familia en esas fechas tan señaladas se suele cocinar roast beef. Bueno… mejor dicho, su madre suele cocinar el plato y los demás disfrutar de él 😉

Sinceramente este plato me resulta más de cocina inglesa. Al principio me sonó raro que en una familia catalana se tuviera una costumbre tan inglesa, pero… ¿por qué no? Así que me pareció tan buena idea que la copié y decidí que yo también tendría unas fiestas navideñas algo anglosajonas, gastronómicamente hablando.

Decidí informarme a través de la internete y cuantificar cuán de difícil iba a ser cocinar el plato.

Fue fácil encontrar una buena receta de roast beef. El amigo Apicius, que tiene maravillosas recetas en su blog, la tenía entre su interminable lista de platos cocinados. No seguí las instrucciones de Apicius al pie de la letra pero la esencia es la misma.

Por cierto, a partir de ahora y para escribir un poquito menos lo llamaré rosbif, que por lo que parece también está bien dicho.

Lo que utilicé:

Carne de ternera preparada para rosbif

vino blanco

jugo de medio limón

chorro de Brandy de Jerez Conde de Osborne

un par de ajos

pimienta negra molida

un par de hojas de laurel

La carne la compré en el mercado ya preparada, llevaba una capa de hierbas y cansalada alrededor bien atada. Tal y como dice Apicius, la dejé con todos los ingredientes durante 3 horas en un recipiente. He de decir que quizás no fue el recipiente adecuado porque a medida que iba viendo como se maceraba, letenía que ir dando vueltas para que la maceración fuera uniforme en toda la pieza de carne. Aparté a un lado el líquido de la carne.


Antes de meterla al horno, pasé la pieza por una sartén bien calentita. He aquí el truco para que la carne quede bien buena, señores! Cuando noté que toda la superfície estaba bien hecha preparé el horno. En la bandeja con rejilla
puse la carne y coloqué la otra bandeja del horno justo debajo, con todo el líquido de maceración que había reservado.

Durante aproximadamente la primera media hora dejé el horno a fuego muy fuerte, después lo bajé a unos 100º C, pero he de decir que tanto la temperatura como el tiempo lo fui calculando a ojo sobre la marcha, mientras iba comprobando con un palillo (bien largo) cómo se iba haciendo la pieza por su interior. Mi ojo no falló porque a las dos horas aproximadamente lo saqué y aquello estaba pa comérselo: Bien tierno por dentro y bien hecho por fuera.

Cortado en filetes finos y bien colocadito, pasé a hacer la salsa. Pasé todo el líquido por la batidora y la salsa que resultó la incorporé al plato de servir el rosbif.

Me sabe mal pero he de decir que me merezco un diez por este plato ;-P

¡Gracias Apicius por contribuir!

About the author

Arantxa Ruano Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más... Arantxa Ruano

5 Comentarios

  1. Glo
    enero 14, 2011, 7:08 am

    mmm, la verdad es que tiene una pinta deliciosa!!! Y parece sencillo aunque se necesite mucho tiempo de preparación!!! Tomo nota!

    Un besazo!

    Responder a este comentario

  2. Sorokin
    enero 15, 2011, 1:00 am

    Chapeau! Ponte el diez porque te lo mereces.

    Responder a este comentario

  3. Viena
    enero 16, 2011, 12:28 am

    Bueno, si la receta es de Apicius y con la pinta que presenta, no me cabe duda de que estuvo riquísima de la muerte. Muy bien oficiada, como diría nuestro amigo Apicius, muy bien Arantxi.
    Un beso.

    Responder a este comentario

  4. Apicius
    enero 18, 2011, 10:53 am

    Francamente se merece un diez para ser la primera vez, pues el punto del rosbif es sino difícil si critico.
    Para las carnes hay unos termómetros digitales tipo sonda, no son nada caros y son muy útiles.
    Todo lo que hacia con el palillo, que es un buen método, con el termómetro sabría que en el centro de la pieza esta a tantos grados C.
    Yo actualmente

    Responder a este comentario

  5. Juan
    enero 24, 2011, 10:28 am

    Ten en cuenta una cosa, en este plato no te mereces un 10..
    te lo mereces en todos los platos!! pues los haces con cariño y eh ahi la verdadera razón de que te salgan tan buenos!!

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email