Restaurante La Fuenroya (Benasque, Huesca)


Los lugares escondidos gustan. Y gustan precisamente porque están escondidos. En la carretera hacia Francia y en el valle de Benasque, retirado del pueblo y de las estaciones de esquí de Cerler, se encuentra el hotel Hospital de Benasque. Y se llama así porque antiguamente funcionaba como una hospedería, regentada por monjes hospitalarios, para todos aquellos que cruzaban o intentaban cruzar la frontera.

Se trata también de un buen sitio donde alojarse si se es aficionado al esquí de fondo o con raquetas. Tienen el inicio de pistas de estas modalidades justo al ladito del hotel. Para la práctica del esquí habitual creo que hay que desplazarse.

Pero hablemos de comida ;-).

Después de una jornada de esquí, nada mejor que descansar y comer en un ambiente relajado y con vistas a unas preciosas montañas nevadas. Llegamos tarde, hacia las tres del mediodía y tuvimos que esperar un poquito para sentarnos; esperamos en la barra de la entrada probando un vermout de cosecha propia que ofrecen gratuitamente a todo aquel que vaya a comer en su restaurante. Además, todo un detalle que sirvan comida hasta tarde (creo que eran las tres y media pasadas cuando nos sentamos en la mesa) porque así uno puede apurar la mañana esquiando.

Y otro bonito gesto fue que nada más sentarnos nos sirvieron, sin nosotros pedirlo, pan con tomate y jamón. Un aperitivo, que si vienes de practicar algo de deporte, desaparece rápido.

Escogimos el menú diario. Estos fueron algunos de los platos, había para escoger entre 5 primeros platos, 5 segundos y 5 postres:

– Sopa de pollo y verduritas con galets.

– Macarrones con crema de gambas y queso emmental rallado.

– Ensalada de queso de cabra gratinado con surtido de vegetales y vinagreta de miel.

– Pimientos del piquillo rellenos de carne con muselina de ajo.

– Magret de pato con cebolla confitada y salsa de vino tinto.

– Entrecot de ternera a la brasa con guarnición.

– Brownie con helado de stracciatela.

– Tatín de pera caramelizada.

Precio del menú (incluyendo aguas): 24 €/persona. Sinceramente no creo que se trate de un sitio donde la comida sea el principal protagonista de la mesa; no estuvieron mal los platos pero podrían haber estado algo mejor, sobre todo los entrantes. Indiscutiblemente se trata de un lugar donde disfrutar de las agradables, y nevadas, vistas de invierno.

No quiero olvidarme de explicar que una de las cosas que más me sorprendió de este restaurante es la cantidad de botellas antiguas de vino que tienen expuestas en la entrada: Riojas, Riberas del Duero, Somontano… infinidad de botellas, de todos los tipos y de todos los años imaginables. Una exposición muy bonita, sí señor.

Restaurante la Fuenroya
Hotel-Spa Hospital de Benasque

Camino Real de Francia, s/n
22400 Benasque (Huesca),

Tel: 974 552 012

About the author

Arantxa Ruano Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más... Arantxa Ruano

4 Comentarios

  1. Sorokin
    Enero 25, 2011, 2:47 pm

    Conozco la hostería. Pasé por allí un verano, pero solo para tomar café, pero el sitio es magnífico.

    En este caso, personalmente me apuntaría a la ensalada de queso de cabra con vinagreta de miel y al entrecot, que tiene muy buen aspecto. Postre no como nunca, pero eso sí, alguna de las botellas de la exposición -un somontano, por ejemplo- serían muy bien recibidas como acompañamiento. Y luego, siesta, claro. 😉

    Responder a este comentario

  2. Carol
    Enero 26, 2011, 6:31 pm

    ¡¡Hola Arantxi!!

    Lo primero gracias por tu visita.

    Este restaurante tiene una pinta genial!! Muy interesante tu post!!

    En cuanto a la tienda de especias, no lo siento, no conozco ninguna en Barcelona, aunque me encantaría…

    Me alegro mucho de que te haya gustado la salsa de mostaza y miel!

    Las albondigas de aquí abajo tienen una pinta irresistible!

    Un besito guapa!

    Pd: No se si te lo he dicho alguna vez pero me encanta el título de tu blog jejeje

    Responder a este comentario

  3. Viena
    Enero 28, 2011, 5:11 pm

    Estoy con Sorokin, el sitio me parece magnífico aunque no he estado en él, si conozco la zona y el lugar se ve maravilloso. En cuanto al resto, me gusta más la exposición de botellas que el desfile de platos. A medida que los veía pensaba que no era gran cosa, pero esperaba tu opinión que ha corroborado lo que he visto en las fotos.
    Eso dice que las fotos son buenas, pues transmiten bien lo que es.
    Un beso.

    Responder a este comentario

  4. Juan
    Enero 28, 2011, 7:03 pm

    Pues nada que añadir pues lo que han comentado es toda la verdad, no es un lugar el cual se especialicen en el tema culinario, es mas el entorno pero la verdad es que todo cuenta y si a una comida “bien” le añadimos un entorno perfecto, parece que la comida este mas buena..

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email