Le Plo (Carcassone, Francia)


En nuestras cabezas hacía tiempo que rondaba la idea de hacer una escapadita a Carcassonne. Amigos y familiares nos habían explicado que merecía la pena conocer esta ciudad amurallada y finalmente hacia finales de mayo cogimos el coche y nos plantamos allí.

De camino paramos en Colliure, un pueblo costero de la región francesa de Languedoc Roussillon. No tuvimos mucho éxito con el local que escogimos para comer, quisimos encontrar algún restaurante con gastronomía típica de la zona pero nos fue muy difícil y acabamos comiendo unas torradas de queso malas y caras. Una pena, porque por lo que leímos las anchoas son muy típicas y nosotros las anchoas las vimos en bote…

Menos mal que horas más tarde ya estábamos disfrutando de los maravillosos rinconcitos de Carcassonne.

La idea inicial, después de haber consultado la noche anterior la internete, era cenar en el restaurante Comte Roger pues habíamos visto buenos comentarios, y un buen menú en su página web, pero nos lo encontramos cerrado y tuvimos que improvisar.

E improvisamos con esta terracita tan agradable del restaurante Le Plo. Su menú (la mayoría de sitios ofrecían varios menús con distintos precios) nos pareció atractivo.

Aperitivo:

– Nos sirvieron un vino rosado con sabor parecido al vino dulce Mistela. Ni preguntamos ni fuimos informados de lo que era.

Camenbert rustido con ensalada. Oh my god! o mejor dicho Oh mon dieu!. Un hermoso cacho de camenbert que me hizo disfrutar muy mucho. No sé exactamente qué tipo de especia lleva este queso por encima pero estaba magnífico. Quizás se trataba de cebolla seca.

Foie gras micuit con mermelada de higos. Típico plato de la zona (y de Francia, claro). Tenía pinta de ser de cosecha propia. Muy bueno.

Crujiente de magret con salsa de miel. Yo siempre que voy a Francia, sea como sea, acabo comiendo pato. La idea del crujiente era buena, hasta que por culpa del tomate o la salsa de miel algo acuosa, el crujiente dejó de ser crujiente. Y el magret demasiado hecho, para mi gusto. 

Cazuela Languedocien. Típica cazuela de la región de Languedoc con judías, pato, cerdo y salchichas. Algo ligerito, vamos. No nos podíamos ir de allí sin probar una, la anunciaban por todas partes en Carcassonne. Hasta nos encontramos un pequeño reportaje en una pared que explicaba su elaboración, con unas graciosas judías decorativas alrededor.

Coulant de chocolate. Nuestra afición por el coulant de chocolate, nos hace probarlo hasta por tierras extranjeras. Buen coulant.

Café gourmand. Antes de pedir este postre, tuvimos que preguntar por él. No sabíamos que se trata de un café servido junto a pequeños postres, que en este caso fueron crema catalana, profiterol de chocolate y mousse de chocolate. Nos hizo mucha gracia que el café fuera de Cafés Cornellá, porque nosotros vivimos en una población con ese nombre 😉

Precio (2 personas): 51,40€, el precio del menú por persona eran 21 euros pero el foie tenía un suplemento y pedimos dos coca colas que tampoco incluía el menú. Nos pareció una buena relación precio sobre todo teniendo en cuenta que pudimos disfrutar de una agradable y tranquila cena en aquel jardincito con encanto.

Y después de cenar, seguimos paseando por la ciudad fortificada para maravillarnos de las vistas pero esta vez nocturnas.

Fotografías realizadas con la cámara Panasonic Lumix DMC-FZ45

Le Plo

23, Rue Plo
11000 Carcassonne,

Tel: (33) 468 25 51 85

About the author

Arantxa Ruano

Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más…
Arantxa Ruano

9 Comentarios

  1. Delikat Essences
    septiembre 16, 2011, 11:12 am

    Muy buenas fotos Arantxi y esa Cazuela Languedocien también la tomé cuando estuve por esas tierras, como tú dices.. muy ligerita…

    Responder a este comentario

  2. Sorokin
    septiembre 16, 2011, 2:07 pm

    ¡Vaya festín, Arantxi! Y luego, supongo que no os echaríais a la carretera, porque con ese menú tan livianito os podrías quedar dormidos en la primera curva ;-)))

    ¿Un vino rosado dulce? ¿y no dijeron lo que era? ¿no sería un Kir de vino blanco con cassis? (una de esas tontunas que hacen los franceses), si no, el de la zona típico es el Rosé de Provence, pero no es excesivamente dulce.

    Responder a este comentario

  3. Tiriti
    septiembre 16, 2011, 2:19 pm

    El tema cassoulette en sus diferente variantes está muy extendida por la zona, “ligerita y para el verano”!!!.

    Para Francia utilizo la web de la guia Michelin y la verdad que siempre acierta.

    ¿Te gustó el castillo-ciudadela?, es bonito, pero a mi me parece un poco Walt Disney y con exceso de tiendas de souvenirs. Me decepcionó un poco saber que lo que se ve es todo hecho en 1849.

    Responder a este comentario

  4. Tiriti
    septiembre 16, 2011, 2:22 pm

    Me parece que se escribe cassoulet, sorry!!! Arantxi, muy bonitas las fotos del castillo, de postal!!! Otro yo,….para octubre hacemos una sortida a buscar bolets, como no, estas invitada!

    Responder a este comentario

  5. starbase
    septiembre 16, 2011, 3:27 pm

    Venía a comentar que -como tiriti- a mi me parece un poco un timo que me vendan algo medieval… hecho en 1849.
    Que es bonito, pero claro…

    Aún así, vale la pena y con un menú como este aún más 🙂

    PD: Yo también os comento lo de los bolets, que Tiriti no lo dice pero la lista de apuntados se aloja en su blog que por algo fue idea suya de de Marta 🙂

    Responder a este comentario

  6. Arantxi
    septiembre 16, 2011, 10:12 pm

    @Delikat: Ligerita, ligerita.. tanto que tuvimos que andar un rato antes de irnos para el hotel.
    @Sorokin: Dormimos allí y a la mañana siguiente fue cuando volvimos para Bcn, mejor así ¿no?. ¿Eso del Kir tiene algo que ver con el Kirsch? Porque ahora que lo dices si que tenía un gustillo a cereza..
    @Tiriti: Osti, ¡no sabía que era tan “nuevo”! Siendo así pierde un poco de encanto, sí.
    @Starbase: Ya ví en tu blog lo de la salida pero, de nuevo, vuelvo a no poder. Estoy lamentablemente esos días por tierras argentinas 😉

    Responder a este comentario

  7. Viena
    septiembre 18, 2011, 12:29 am

    Me parece todo un festín Arantxi. Yo me quedé a punto de ir a Carcasone a la vuelta de mi viaje por la Selva Negra, pero finalmente optamos por Paris y se nos quedó para otro viaje que todavía espero. Ahora viendo tus fotos, me han entrado muchas más ganas. Se ve precioso, incluso aunque no sea exactamente medieval.
    Se me ha hecho la boca agua con la cazuelita esa de alubias.
    Un beso.

    Responder a este comentario

  8. Claudia Hernández
    septiembre 18, 2011, 3:24 pm

    Ah, vi este restaurante en la fortaleza, es muy mona la terraza que tienen, pero no entré sino a otro que una migo de la ciudad nos recomendó.
    Tiene muy buena pinta…
    Las fotos está muy buenas.
    Saludos

    Responder a este comentario

  9. Juan
    septiembre 21, 2011, 10:58 am

    Una pequeña decepción el saber que todo lo que te venden, resulta ser una falsa!! (almenos para mi..) pero bueno he de reconocer que una falsa muy bien hecha y que vale la pena, tanto por las vista como por lo que comimos (no se si por mala suerte o por no saber, es la primera vez que como bien en Francia..)

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email