Ginebra G’Vine


Ahora que se acercan las Navidades, también se acercan las copichuelas. Es época de festejos y que mejor que festejar con un buen gintonic, ese combinado que tan de moda se ha puesto ahora. Sí, porque el gintonic ha vuelto. Nunca se ha ido del todo pero está claro que ahora triunfa de nuevo.

En mi caso, nunca he tenido ningún combinado preferido, siempre he sido de ir probando y cambiando… hasta que llegó él. El gintonic. De siempre he tomado tónica porque me parece un refresco ideal: es refrescante, eficaz contra la sed y con toques amargos y cítricos, que, por cierto, no a todos gustan. Y si además a todo lo anterior se le añade una buena ginebra con aromas herbales como la G’Vine Floraison, acaba una disfrutando de magnífico cóctel.

Cierto es que no se trata de una ginebra que podamos encontrar en cualquier bar de copas. Afortunadamente nosotros hemos podido toparnos con ella en varias ocasiones hasta que hemos decidido hacernos con una botella para poder disfrutar de un buen gintonic en casa.

Dos curiosidades sobre esta ginebra: no está elaborada con alcohol de cereales sino con alcohol de uva y en el proceso de elaboración participan hasta nueve tipos diferentes de plantas. En la etiqueta en la parte posterior de la botella detallan todos ellos. Yo creo que todo ello es lo que hace que esta ginebra sea diferente. Para mí la G’Vine es suave y extremadamente aromática. Y digo esto último porque me sorprendió el olor tan bueno que desprendió la botella cuando la abrimos, ¡parecía un perfume!

Y sobre cómo tomar el gintonic… pues esto va a gusto, señores. Nosotros la primera vez que pudimos disfrutar de esta ginebra fue en El Racó d’en Toni y allí nos la sirvieron con trocitos de uva que le iban que ni al pelo a la G’Vine. Ver aquí nuestra experiencia.

Pero la última vez, en el bar Café Central de Viladecans, nos sorprendieron sirviéndonos el gintonic de G’Vine con pepino y un poquito de pimienta, ¡sí, pimienta molida! Hay que probarlo porque el resultado de toda esa combinación cítrica, amarga, picante y frutal es algo diferente. Tenemos que volver a este local de crepes, bocadillos y copas porque la última vez no resultaron buenas fotos para poder colgarlas por aquí.

¡Así que a experimentar con los gintonics!

About the author

Arantxa Ruano Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más... Arantxa Ruano

2 Comentarios

  1. starbase
    Diciembre 19, 2010, 9:16 pm

    Nosotros aprovechando la máquina de hacer helados hemos servido unos sorbetes de gin tónic que gustaron mucho 🙂

    Responder a este comentario

  2. Juan
    Diciembre 21, 2010, 4:59 pm

    Reconozco que no era un seguidor de la Ginebra pero esta no es la típica Ginebra.
    Nada mas con oler sabes que te va a gustar, (es mi opinión, y sobre gustos..) y si además lo aderezamos con uva, pepino, pimienta, que decir.. hay que probarlo.

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email