Puerto Plata (Barcelona)


Puerto Plata, un concepto de comer en restaurante completamente diferente del que estamos acostumbrados. Se presentan como especialistas en comidas caribeña y española. Pero más que una casa de comidas, ir al Puerto Plata es toda una experiencia.

Yo lo explicaré desde mi punto de vista. Ésta fue la segunda vez que iba, en las dos ocasiones se trataba de un grupo grande, es más, todo lo que he visto allí han sido grupos. No se trata de un sitio donde vayas a tener ni una cena romántica ni una velada tranquila. Si vas a Puerto Plata, te espera marcha…

El local es muy pequeñito, tres plantas aun así. La de arriba la de los grupos grandes, la de abajo para grupos más reducidos y barra y en la tercera los baños y almacén. La decoración es la típica de una fiesta: banderitas, guirnaldas y mantelillos de papel.

El menú consiste en todo tipo de platos. No hay carta. Ellos sacan platos y platos de comida hasta que empiezan a ver que ya no comes. Entre los platos podemos encontrar: ensaladilla rusa, macarrones, carne estofada, butifarra, arroz blanco, costillitas, ensalada verde, etc.

A destacar es el hecho de que la comida viene en masa y se acumula en la mesa. Yo nunca he visto tantos platos por metro cuadrado como en este restaurante.

En cuanto a la calidad de la comida pues bueno… hay de todo. Podríamos decirlo así. Hay platos simples como el arroz blanco y platos elaborados como pueden ser los macarrones. Y la mayoría bastante buenos.

La forma de cocinar es más bien de tipo tradicional, no hay platos ni muy especiados ni muy picantes a excepción del plato estrella: el plátano frito con salsa agridulce (no de postre). En mi opinión es el mejor plato, quizás por ser el plato diferente.

No sólo la forma de comer es diferente, el menú en sí también. Hay precio fijo: 21€/persona, en los que se incluye bebida, comida, postre, café y copa. La bebida la van trayendo en jarras o botellas, ya sea sangría o refresco. El postre, café y copa hay que anotarlo en una lista (a modo de poner un palito junto al postre, café o copa correspondiente) de tal forma que luego ellos se encargan de traerlo en masa para que uno mismo se lo sirva. Los postres son sencillos: tarrina de helado o fruta.

Y el colofón final viene cuando el sr. Wilson, encargado del lugar, baila en medio de las mesas y saca a bailar a alguien. De principio a fin, un restaurante diferente.

Bar- Restaurante Puerto Plata

carrer Tragí, 1 (junto Mercado Santa Caterina)
08003 Barcelona,

Tel: 93 268 36 74

About the author

Arantxa Ruano Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más... Arantxa Ruano

3 Comentarios

  1. Sorokin
    septiembre 17, 2009, 10:04 pm

    ¡Genial! No pienso perdérmelo cuando vaya por ahí. Suena como algunos restaurantes italianos, como la “Mamma del Orso” en Roma que te atiborran hasta que ya no puedes mas, mientras la “mamma” se queja de que no comes lo suficiente.

    Responder a este comentario

  2. DelikatEssences
    septiembre 20, 2009, 8:05 am

    Todo tiene una facha buenísima. Gracias a ti ya tengo un buen puñado de restaurantes en Barcelona para cuando vaya el año que viene a mi cita del Primavera Sound, así que voy a ir anotando en mi libretita todas tus recomendaciones.

    El año pasado recuerdo muy gratamente a Cal Pep, me gustó muchísimo toda la comida y sus postres sobre todo. También el restaurante del hotel donde nos alojábamos, http://www.markethotel.com.es, que estaba además muy bien de precio.

    Saludos,

    Responder a este comentario

  3. Juan
    octubre 15, 2009, 5:15 pm

    No es la tipica cena como has dicho pero de vez en cuando comer de esta forma con tanta comida sale barato y pasas un buen rato, sobre todo en grupo, aunque a veces el estomago luego se queje..

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email