Caldo de la llalla


Ya sé que estrictamente llalla no se escribe así pero así es como yo lo he escrito desde pequeñita. Supongo que aun no sabía escribir muy bien cuando a mis abuelillas las llamaba llalla Juana y llalla Adela. En cambio, mis abuelos se distinguían por ser el yayo Antonio y el avi Julián. Cosas de niños, lo de llamar de forma diferente a los abuelos…

Cómo los echo de menos a todos.

Por suerte o por desgracia, sólo me queda una abuelilla viva, la llalla Adela. La mujer odia que le llamen abuela, porque ella dice que “de abuela no tiene nada que ella será siempre llalla”. Y yo la chincho llamándola abuela porque me hace mucha gracia su reacción.

Desde pequeña, la llalla Adela ha hecho un caldo fabuloso. Desde que tengo uso de razón ella ha cocinado caldo. Recuerdo que de pequeña, fuera la hora que fuera, yo llegaba los domingos a su casa y me ofrecía un vasito de caldo. Sí, en vasito y me lo bebía con cuchara para degustarlo más. Poquito a poco degustando cada parte del caldo de la llalla. Además siempre nos preparaba un bote con caldo para poder hacer sopa en casa. Y siempre con fideos finos.

Pues bueno, de nuevo, por suerte o por desgracia, mi abuela ahora se encuentra en una residencia de ancianos. La mujer vive muy bien porque hace gimnasia, rehabilitación, ayuda en la colada, se da sus paseos, se va a la peluquería…pero desde que entró en la residencia no había vuelto a cocinar.

Así que decidí que ahora o nunca. La llalla debería volver a cocinar su caldo. Ya fuera por satisfacción mía o suya. Así que la invité a ir al supermercado, después de mucho tiempo sin pisar uno, para comprar los ingredientes y poder después cocinar caldo.

Caldo de gallina (para una sopa de 4 personas aprox.)

Ingredientes:

1 hueso blanco

1/2 gallina

un par de hojas de col

2 apios

2 zanahorias

1 nabo

1 patata

un trozo pequeño de tocino

1 bote pequeño de garbanzos

Limpiamos bien todas las hortalizas y la gallina.

En la olla donde vayamos a cocinar el caldo (en el caso de mi abuela hubiese preferido hacerlo en la olla exprés pero yo no tengo) introducimos todas las hortalizas junto a la gallina, hueso blanco, tocino y el par de hojas de col y agua, claro está. Dejamos que comience a hervir y bajamos a fuego medio. Añadimos un poco de sal.

Dejamos durante unos tres cuartos de hora aproximadamente. Si vemos que empieza a quedarse sin agua, añadimos. El caldo tiene que tomar color blanquinoso. Cuando empezamos a ver que está hecho, añadimos el bote de garbanzo para darle el “toque final”. dejamos unos cinco minutos más y colamos.

Este es el aspecto del caldo. Para hacer sopa muy sencillo: poner a fuego medio, dejar que comience a hervir y echamos la pasta que decidamos.

Para el que lo prefiera, como es mi caso, echar caldo sin pasta en un vasito y degustarlo sorbito a sorbito con una cuchara pequeñita.

Dedicado a los cuatro. Hubiese hecho lo mismo con cada uno de vosotros.

About the author

Arantxa Ruano

Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más…
Arantxa Ruano

1 Comentario

  1. Juan
    junio 17, 2009, 5:13 pm

    Tenemos que preparar para que otro dia venga a prepararnos mas platos pero dejandonos ayudarla 😉

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email