Inopia (Barcelona)


ATENCIÓN: este restaurante ha cerrado sus puertas.

La semana pasada como recompensa al sufrimiento de tener que estar 24 horas con una sonda, decidimos salir entre semana y visitar el bar Inopia. Nos apetecían tapas y también salir por Barcelona un jueves así que como ya hacía tiempo que queríamos ir al bar de tapas del hermano de Ferrán Adriá, nos decidimos por él.

Nada más llegar nos sorprendió la forma de coger sitio (que no mesa porque mesas sólo hay un par). En la entrada hay como una especie de segurata, un chico que se dedica a abrir y cerrar la cinta que separa la calle del bar, para que no entres sin más, y que además lleva una lista en la mano para ir llamando a la gente.

No tuvimos que esperar mucho, lo que no significa que el bar no estuviera a tope. Ya sólo al entrar nos dimos cuenta de ello porque todas las sillas estaban ocupadas y tuvimos que estar de pie.

Probamos:

– La ensaladilla rusa: Muy buena pero sigue sin superar a la del Vaso de Oro.

El matrimonio y el divorcio: Matrimonio se le llama al conjunto que forman un boquerón y una anchoa, y de los jueves es típico los divorcios, que es lo mismo pero rebozado. A mí me gustó más el primero.

Croquetas caseras: Soy una enamorada de las croquetas y, como no, las pedimos, estaban muy sabrosas quízás un poco aceitosas.

Patatas bravas: Buenas en general.

Pinchos de cordero: Muy, muy sabrosos. Nunca había probado pinchos de cordero y me parecieron muy originales, el sabor me recordaba al típico de la carne de los Kebab (pero más rica, claro).

De postre:

Higos con yogur griego y naranja: La última vez que había probado un postre compuesto de higos me había dejado encantada y decidí decantarme por este postre. La pena es que resultó muy dulce para mí (yo que soy tan salada!).

Piña con piel de lima y melaza de caña: Una combinación buenísima, este postre me gustó más. Ya de por sí me gusta la piña de postre y la piel de lima y la miel que llevaba por encima hacían que fuera un postre muy poco pesado y con una mezcla de sabores muy acertada.

Nos invitaron a un pacharán de melocotón rojo. Tengo que descubrir si lo venden porque me bebí los dos chupitos que nos sirvieron, ¡qué bueno!

Pagamos por ello y un par de refrescos 38,70 € (2 personas).

En general estuvo bien, pero creo que porque se trataba de una experiencia nueva en el mundo de las tapas.

Nos resultó un pelín caro para lo que estamos acostumbrados a pagar en los bares de tapas de Cornellá y/o Hospitalet de Llobregat. Pero es que es otro concepto de tapa.

La diferencia se notó sobre todo en los boquerones, yo estoy acostumbrada a pedirme una tapa de boquerones y que me sirvan el típico plato con unos 10-15 boquerones y, en cambio, aquí servían un matrimonio por persona. Sí que es verdad que es mucho más original comer un boquerón con una anchoa a la vez que el típico boquerón en vinagre. Igualmente creo que pecamos de no pedir más fritura, luego nos dimos cuenta de que la mayoría de los que teníamos alrededor habían pedido fritura y por algo sería…

Bar Inopia

calle Tamarit, 104
08015 Barcelona,

www.barinopia.com

About the author

Arantxa Ruano Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más... Arantxa Ruano

1 Comentario

  1. andrea
    Octubre 19, 2008, 12:05 pm

    yo me quedaba con las pataras bravas, ya sabes que son li mio

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email