Miramar Restaurant (Llançà, Girona)


Seguimos con el restaurante Miramar. Después de comentar los aperitivos, ahora me toca el turno de los platos y postres.

Sopa de almejas. Unas almejas cocinadas a la brasa (se notaba) con un toque de limón. En el plato inferior estaban regadas en su propio caldo. Muy bueno.

Remolacha en texturas. Un plato de sensaciones y sabores intensos porque la remolacha, en diferentes texturas, iba acompañada de caviar. Plato demasiado intenso de sabor; costó.

Pulpitos. Pulpitos en su salsa con cebolla confitada y aroma de barbacoa (vinieron en un plato tapado que se destapó desprendiendo un aroma a barbacoa). Intenso sabor a mar.

Anguila en su pil pil. Uno de los platos de pescado que triunfó en nuestra mesa. ¡Qué bien cocinada estaba la anguila!

Maíz tierno y foie gras. Crema de maíz, cuscús de maíz, jugo de pato y foie gras. Un plato dulce donde los sabores del maíz y el foie cuajaban perfectamente.

Trufa y yema de huevo. Compuesto de cansalada, trufa, yema de huevo, timbal de patata y caldo de cerdo ibérico. Excelente, sencillamente excelente. Una mezcla potente pero a su vez armoniosa.

Arroz de gurumelo y trufa. Había oído hablar de los arroces de Paco Pérez y esperaba probar alguno de ellos y efectivamente, el arroz fue de los platos que más nos convencieron. Preguntamos por la procedencia del gurumelo y se trata de una seta típica de Huelva. Con un toque también a romero, el arroz era para repetir.

Lubina con “lulo” y algas. El “lulo” es un fruto colombiano. Plato ligero y ácido. Creemos que estaba estratégicamente colocado como último plato para rebajar y entrar en los postres.

Postres:

Tarta de limón y merengue. Merengue de limón y helado de violeta (aquello parecía como saborear un perfume).

Chocolate, shiso y Pandan. Un postre muy oriental y herbáceo.

Petit fours: Regaliz, nutela, chocolate pasión, chocolate blanco con sésamo, ratafia y masmalo (nube). Pequeñitos, muy variados y buenos.

Bebida: Mas Escorpí Chardonnay 2010 (Gramona). Como anécdota explicaré que el restaurante Miramar tiene una de las mejores cartas de vino que hemos visto nunca. Se trata de un libro con ilustraciones y explicaciones de las denominaciones de origen y vinos que disponen. Nos estuvimos un rato para elegir. Finalmente nos decantamos por uno conocido, un Gramona, y casualmente resultó que fuimos a elegir uno del que no disponían actualmente. Nos ofrecieron el Mas Escorpí y accedimos. Elaborado con una única uva, más afrutado que el que queríamos, pero igualmente perfecto para la ocasión.

En general estuvo todo muy bien, los platos nos convencieron más que los aperitivos. Sólo podría decir que los platos de pescado nos fallaron un poco (excepto la inesperada anguila que inicialmente no aparecía en el menú que nos entregaron), pero no porqué nos desagradaran sino porque fueron más flojillos respecto al conjunto.

Destaco y agradezco que sólo hubieran en el menú dos postres y los petit fours. Me ocurrió que en la última visita a un estrellado no llegué a probar casi nada los postres porque bien toda la mesa estaba repleta de ellos y bien porque los platos fueron más abundantes. Siendo yo poco de postres, fue una grata sorpresa encontrarme con sólo dos postres y los petit fours.

El servicio fue más que impecable. Nos atendieron diferentes personas pero todas ellas perfectas.

Precio: 241,43€ (2 personas). El precio del menú degustación es de 95,00€/persona. Teniendo en cuenta que se trata de un restaurante con dos estrellas michelin, la ubicación, la atención y el menú me parece correcto el precio. He de decir que a la salida pudimos saludar personalmente a Paco Pérez, el chef, y me sorprendió qué quisiera saber nuestra opinión. Admiro a quien lo consigue todo y sigue luchando por ello.

Fotografías realizadas con la cámara Panasonic Lumix DMC-FZ45

About the author

Arantxa Ruano Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más... Arantxa Ruano

3 Comentarios

  1. starbase
    Julio 12, 2011, 7:47 am

    No puc fer altra cosa que felicitar-vos per haber menjat al Miramar!! Quien lo pillara!!:DD

    L’arrós es veu perfecte 🙂

    Responder a este comentario

  2. Juan
    Julio 13, 2011, 3:07 pm

    El miramar no es un restaurante asequible a todos los bolsillos, pero hay que decir que bien lo vale.
    Por la comida, el servicio y resumiendo las estrellas vale la pena hacer un esfuerzo aunque sea una vez al año y deleitarse con un restaurante como este.

    Responder a este comentario

  3. Claudia Hernández
    Julio 20, 2011, 10:25 am

    Ahggg… quiero ir allí y probarlo tooodooo.
    Saludos

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email