Flan de huevo




Recuerdo (¡y cómo me gusta recordar!) cuando mi madre cocinaba. Aunque suene raro, mi madre no cocina. Desde hace ya unos años, los que nos manchamos las manos en casa para cocinar somos mi padre y yo. En algún tiempo pasado hicimos el relevo: mi madre empezó a trabajar y yo a crecer, con lo que los fogones pasaron de ser mis enemigos a ser mis amigos. Y qué buenos amigos nos hicimos.

Recuerdo sobre todo lo que cocinaba. Nunca se le ha dado demasiado bien cocinar, seamos sinceros. Pero sí que había platos a los que le ponía empeño y mucho cariño y todos sabemos que lo que se hace con amor siempre sale bien. Además nunca ha sido de platos majestuosos ni tampoco de potajes, mi madre se dedicó a la cocina sencilla.

Recuerdo los canalones con paté. Como la ayudaba a poner la carne y a enrollarlos. Las croquetas, sencillas pero muy ricas. Y también recuerdo el flan de huevo. En el antiguo y escueto piso que tenían antes mis padres, había una cocina minúscula con unos armarios tono azul donde recuerdo perfectamente donde se localizaban los tarros metálicos con los que mi madre hacía el flan de huevo. Tarros individuales que posiblemente aun rondan por el piso actual.

Rememorando viejos tiempos, esta vez decidí que, haciendo uso de un montón de huevos y leche que había en la nevera, debía hacer flan de huevo. Un flan de huevo que le llevé después a mi madre para que lo degustara como yo hacía de pequeña con los suyos.

Ingredientes:

500 ml de leche
4 huevos
120 gr de azúcar
50 gr aproximadamente de azúcar para hacer el caramelo


Receta:

Mezclar los huevos batidos con el azúcar y la leche hasta que quede homogéneo. De mientras preparar una sartén con el azúcar para el caramelo a fuego muy lento. Una vez tengamos el caramelo, lo echamos con mucho cuidado (ahí fue donde me quemé yo!) en el molde donde vayamos a hacer el flan. Se ha de intentar que quede sólo en la parte baja del molde, que no chorree por los lados.
Llenamos el molde con la mezcla y preparamos el horno. Para hacer el flan, es necesario que busquemos un recipiente apto para horno que podamos llenar de agua y colocar el molde del flan. El agua tiene que quedar más o menos hasta la mitad del molde. Precalentamos elhorno a unos 180 grados y luego dejamos el flan aproximadamente una media hora dependiendo del horno a esa temperatura.
Para comprobar que el flan está hecho es muy sencillo. Golpeamos y miramos a ver cómo se mueve el flan. Si baila mucho mejor dejarlo un ratito más.
Sacamos del horno y dejamos enfriar un rato para poder meterlo en la nevera.

About the author

Arantxa Ruano Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más... Arantxa Ruano

2 Comentarios

  1. starbase
    Julio 31, 2009, 7:29 am

    El flan de casa siempre es el mejor. Hace poco hablábamos en mi blog de eso: del flan de mi abuela, de las croquetas de la mami, de la tortilla de papá…

    Que buenos recuerdos y cuanta razón tienes: con amor (casi)todo sabe exquisito.

    Responder a este comentario

  2. Juan
    Agosto 3, 2009, 5:57 pm

    Yo creo que ya desde pequeñita tenias la aficion, con esa cocina de madera hecha por tu padre.
    Creo que la frase de “uno nace, no se hace” te va bien, tu naciste para esto!

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email