El Furacu (Barcelona)


Hace un par de semanas fuimos al restaurante Sidrería el Furacu. Un amigo, hace algún tiempo ya, me había dado unas cuantas tarjetas de restaurantes qué visitar y este era uno de ellos. Llegamos por casualidad buscando un sitio para comer un sábado al mediodía.

Una taberna asturiana en Barcelona. Con un local sencillo y de decoración algo descuidada quizás (cuadros, banderas de Asturias, fotografías, etc).

Para beber: Sidra Natural, auténtica sidra natural. La anécdota fue que un hombre se levantó expresamente a contarnos que “lo estábamos haciendo mal”. A través de un sifón se sirve uno mismo la sidra en la mesa. Nosotros nos echábamos mucho, según parece. Aquel hombre nos explicó que la sidra al salir de la botella pierde muy rápidamente “su aroma” y que por eso es mejor echarse poco y beberla rápido.

Pixín. Rape rebozado, para mí el mejor plato que escogimos.

Croquetas de morcilla y Cabrales. Exquisitas, a mí me gustaron más las de Cabrales. Además muy buena idea, quizás pruebe de hacerlas en casa.

Bacalao con pimientos del piquillo y ajos. Me esperaba algo más, el bacalao estaba bueno pero para el precio del plato esperaba que estuviera mejor.

Entrecot al Cabrales. Lo malo de probar un plato realmente bueno son las comparaciones que vienen después. Recuerdo que en nuestro viaje por el Norte visitamos un restaurante en Las Arenas de Cabrales (Asador Restaurante Los Castellanos, lo he encontrado después de cinco años, ¡qué bueno es internet!) donde comí solomillos al cabrales. Siempre me acordaré de ese plato, el último día de nuestro viaje fuimos expresamente a este restaurante porque quería comer de nuevo ese plato tan bueno. Este entrecot no estuvo a la altura, ni mucho menos, de lo que mi paladar recuerda.

Precio (2 personas): 72,34 euros. Incluyendo dos botellas de agua y dos cortados también. Muy caro, realmente caro para lo que fue. Comprobamos bien la cuenta porque nos dio la impresión que algo fallaba y, no, estaba bien.

Supongo que pecamos al no probar la fabada asturiana porque por lo visto es lo que llama más la atención de este restaurante.

Sidrería el Furacu

Calle Girona, 52
08009 Barcelona,

Tel: 93 265 17 83

About the author

Arantxa Ruano Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más... Arantxa Ruano

4 Comentarios

  1. pedro
    Junio 1, 2009, 9:51 pm

    En casi cualquier chigre de Asturias comes mejor y mucho más barato.

    Me decepcionaron especialmente el entrecot, que dudo que sea entrecot con la cantidad de nervio que tienen, que no lleva ni una misera patata de acompañamiento….
    Y no hablar del pastel de cabracho, una esquisitez cuando esta bien hecho, aquí es muy soso.

    Yo recomendaría el Llagar de Granda que está en la calle Muntaner, no es para tirar cohetes, pero es mucho mejor que este.

    qué decepción de sitio, es bastante caro y la calidad deja mucho que desear, dicho por un asturiano 😉

    Responder a este comentario

  2. Juan
    Junio 5, 2009, 10:16 am

    Como bien dicen una vez que pruebas lo original, sitios como este son simplemente un intento de asemejarse. Puede que para el que nunca haya viajado al norte le parezca bien pero para mi calidad precio es desorbitante.

    Responder a este comentario

  3. SERGI
    Octubre 8, 2011, 9:29 am

    Se come muy bien, muy rica la fabada y les fabes con almejas, excelentes, eso sí siempre se pasan con la cuenta, creo que incluso demasiado, por unas anchoas unas croquetas y unas fabes no te pueden soplar 40€ por cabeza
    Como bien decís en Asturias por ese precio comen dos y sales rodando

    Responder a este comentario

  4. Morgenstern
    Octubre 8, 2011, 3:33 pm

    Están muy lejos de representar nuestra región, lamentable.

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email