Sopa de galets rellenos


No sé cómo será para el resto de habitantes de esta tierra, pero a mí cuando llegan las Navidades me entran ganas de cocinitas y de todo lo que ello conlleva: ir al mercado, comprar comida, mirar a cómo está el pescado y el marisco, poner la cocina patas arriba, preparar y decorar la mesa, servir a los invitados, … hasta incluso limpiar la cocina me apetece!

Desde antes de las navidades ya tenía en mente que para estas fiestas iba a cocinar sopa de galets rellenos, la idea me surgió a partir de la buena pinta que tenían los de Mai del blog maidiguismai. Es un plato tradicional pero diferente, que además no iba a desagradar a nadie de mi familía, así que decidí que se trataría del primer plato para el día de Navidad que celebrábamos esta vez en nuestro pisillo.

Compré unos galets bien grandes, creo recordar que en la tienda no había más grandes que estos. Con el envase en italiano, entendí que tenían algo de qualité… no dudé en cogerlos porque no quería que se me rompiera la pasta en ningún momento del proceso de elaboración del plato, fastidiando así uno de los platos de Navidad. Una curiosidad: estos galets en italiano se llaman algo así como conchiglioni con trafila ruvida di bronzo. Bonito y largo nombre.

En el mercado compré un botecito de trufa, ingrediente que le dio un toque especial, y un gran sabor, al relleno de los galets. El relleno viene a ser como el que se hace para una albóndiga. Yo utilicé:

– carne picada, mezcla de ternera y cerdo (500 gr)
– 2 huevos
– trufa picada
– unas 6 rebanadas de pan duro mojadas en leche
– 1 ajo bien picado
– sal y pimienta

(para un total de 30 galets)

Con una cucharita rellenamos a tope los galets. Mi hermana fue la que se encargó de esta tarea y hasta le resultó divertido rellenar la pasta porque nunca lo había hecho.

El caldo de la sopa ya lo tenía preparado de antes (con la recetilla de mi abuela, ¡como no!), así que con el caldo en plena ebullición fuimos añadiendo con cuidado todos los galets. Tardaron unos 15-20 minutos en hacerse bien, fui comprobando que el relleno no se quedara crudo.

Una sopa diferente. Una sopa con gran sabor por el caldo, la pasta y el relleno. Primera vez que la trufa entra en nuestra cocina y no la última. En definitiva, un gran plato de Navidad.

About the author

Arantxa Ruano

Me apasiona hablar de comida. Aunque en realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más…
Arantxa Ruano

6 Comentarios

  1. andrea
    enero 3, 2011, 11:07 pm

    al final resulto interesante ayudarte en esta receta…porque luego estaban riquísimos!

    Responder a este comentario

  2. starbase
    enero 4, 2011, 7:35 am

    Nunca me he entretenido en hacerlos así rellenos, siempre los he hecho con la pelota outdoor… pero algún dia tendré que probarlo así 🙂

    Responder a este comentario

  3. Delikat Essences
    enero 4, 2011, 5:35 pm

    Tienen muy buena pinta Arantxi, la verdad que todo lo que lleve trufa me seduce, me encanta el sabor que da. Una sopa contundente para combatir el frío, sin duda. Un saludo.

    Responder a este comentario

  4. garlutti
    enero 4, 2011, 5:38 pm

    Esta es una receta estupenda se hace completa y apetitosa …me gusta como propuesta….para el frio . Saludos desde mi blog MARIMI

    Responder a este comentario

  5. Juan
    enero 10, 2011, 12:52 pm

    Gran plato si señor!! Eso si muy completo, no os dejéis engañar por el tamaño de los galets y hagáis muchos pues nosotros que tocamos a 6 por cabeza acabamos mas que satisfechos (y somos de comer..) el relleno hace que para nada te quedes con hambre.
    Y junto a ese gran caldo.. que decir

    Responder a este comentario

  6. Rebeca Casanova Clos
    enero 7, 2013, 1:22 pm

    Me ha encantado la receta!

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Arantxa

    Soy Arantxi

    Escribo el blog porque me encanta hablar de comida. En realidad mi pasión verdadera es comer. Cocino para comer, salgo para comer, trabajo para comer, leo para comer mejor, hago deporte para comer más,… mi vida gira en torno a la mesa.


Suscribete al blog con su email